Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / 17 DE OCTUBRE: EL DÍA QUE LA CIUDAD FUE OTRA

17 DE OCTUBRE: EL DÍA QUE LA CIUDAD FUE OTRA

Aquel 17 de octubre fue una fiesta en la ciudad primero y en todo el país después: una nueva experiencia social con sólidas bases humanísticas y profundamente cristianas, hacia su aparición en nuestra Patria.

En la misma que anteriormente quienes se sentían europeos condenados a vivir en América, jamás pensaron en una Patria Grande con un Pueblo Feliz. Todo lo contrario y las tantas represiones con asesinados, lo demuestran.

Aquel 17 de octubre de 1945 llegaban desde las hilanderías del barrio de Barracas, desde las fábricas de calzado de Villa Crespo, Chacarita y las empresas textiles de Villa Ortúzar y Palermo. Desde las refinerías de Berizo y Ensenada, desde el Docke, Luján, y desde cualquier otro punto imaginable: la Patria Sublevada como la llamó Scalabrini Ortiz.

Cuenta Leopoldo Marechal que veía pasar columnas de trabajadores ya sea caminando, en chatarras y de cualquier forma que sea.

Los de Avellaneda, Gerli y Lomas de Zamora llegaban abundando esas otras columnas rellenando hasta el agotamiento de cualquier espacio en la Plaza de Mayo. ¡Si hasta llegaron a subirse a los postes de luz y a los árboles!

¡Quedaría para siempre en la memoria y en las retinas de todo argentino lo que se vivió ese día!

Algunos de tanto trajín se mojaron los pies en la fuente de Plaza de Mayo y que valió los más gruesos e incomprensibles epítetos.

Eran los descamisados, los grasitas, los pobres que no tienen pan y quienes padecen el infortunio que los bienes que nos han sido entregados a todos, unos pocos se los apropien (Génesis en el Antiguo Testamento. Hacemos la salvedad que son textuales palabras en las Sagradas Escrituras y hará decir a San Ambrosio “Rico, dime lo que es tuyo. Lo que le das al pobre a éste le pertenece puesto que los bienes a todos nos han sido entregados y tú te los apropias”)

En Desarrollo de los Pueblos Paulo VI dirá que a nadie es lícito el uso individual de los bienes entretanto a otros les falta lo necesario para subsistir.

Hubo personas y partidos políticos que cayeron en el preconcepto de juzgar algo nuevo que estaba naciendo; algunos se aliaron con quienes arrojaron la primera bomba atómica y/o con las masacres de Stalin (quien había hecho un pacto con Adolfo Hitler, nada menos).

Ese día la ciudad se llenó de olor a trabajo. Todas las calles porteñas quedaron tapadas de olor a transpiración, de sudor de los trabajadores que reclamaban tan sólo alimentos para todos, justicia para todos, salud para todos, y si los peones del campo sin derechos, apaleados por los capangas y patrones que cuando iban a Europa se llevaban la vaca atada en sus barcazas.

Todo lo que vino después ya se sabe.  Algunos siguen con los mismos planteos de entonces.

De hecho, muchos a quienes no se les reconoció derecho alguno pudieron ver hecho una realidad la expresión “Donde hay una necesidad, nace un derecho”

Ese día la Ciudad fue totalmente distinta a los días anteriores.

 

Imagengentileza de www.laguemes.com.ar

 

 

Mira también

EL MIRADOR COMASTRI DEVUELVE EL ESPLENDOR A CHACARITA

La historia de la Ciudad tiene sus pormenores pero también sus pormayores (aunque resulte raro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *