Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / APUNTES PARA LA HISTORIA DE LA AVENIDA TRIUNVIRATO

APUNTES PARA LA HISTORIA DE LA AVENIDA TRIUNVIRATO

Fundamentalmente la historia no puede quedar atrapada en el devenir de las pasiones que hacen del pasado una metralleta insolente que asesina el presente pero también el futuro. Pero más allá de esta última afirmación aquello que se debe evitar es que la historia se la tuerza desde el discurso vacío de contenido.

En los últimos tiempos ha quedado en evidencia cuando se pretende que los hechos son tales cuando favorecen una afirmación u otra. O cuando esa afirmación esa desfavorecida según las conveniencias varias.

Mencionar la historia no es entonces salpicarnos en lo anecdótico por qué valor tiene mencionar la existencia de un café, de un almacén o lo que sea si lo sacamos del contexto que lo hicieron posible en un momento e imposible en el otro.

Así las cosas si nos interesa unir pasado, presente y futuro, hacer una investigación sería que no relegue nuestras afirmación a lo inexistente, analicemos el antes y el después del ahora mencionado.

En los últimos tiempos el barrio de Chacarita ha logrado un mejoramiento urbanístico importante con la extensión de la avenida Triunvirato que ahora llega hasta la Avenida Federico Lacroze y que si la comparácemos con las nuevas paradas de los medios de transporte automotor, nos da entonces la dimensión de una zona mejorada quen ya ha superado largamente los cementerios como denominado común.

Hasta hace poco entre Guzmán y Corrientes nos encontrábamos con una hilera de comercios de comidas al paso y que en algún caso no existían condiciones higiénicas. No todos lógicamente; no importa la cantidad, pero sí el aspecto de una zona que en  estuvo abandonada a la buena de Dios.

Estimamos necesario el estudio de la realidad barrial que excede largamente a los intereses del manipuleo de los partidos políticos porque la historia como decimos antes tiene que ver con la realidad barrial y no con la necesidad de los supuestos dirigentes partidarios, ávidos para el discurso o hacer aquello que les permite perpetuarce y no a un  mejoramiento urbano que priorice al vecino sobre los acuerdos de cúpula.

Esta es la diferencia básica y por lo tanto, al vecino se lo pretende convertir en predicado quitándole su esencia como realizador.

También esta es la diferencia entre quienes hacen política y algunos paya-dirigentes siempre atentos a colar en alguna lista (de las doctrinas gemelas) o de que tengan a mano con partiditos insignificantes.

El barrio de Chacarita tanto como el de Palermo e incluso Constitución, ya no son lo de antes. Pero lo lamentable es la ceguera que presentan ante las necesidades de las personas.

 

Publicado 27.3.2018

 

 

 

 

 

Mira también

Los Barrios Porteños vuelven a abrir sus puertas en septiembre

Lunes 27 de agosto de 2018 Museo Histórico del Regimiento Granaderos a Caballo General San …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *