Inicio / Todas / Notas de Opinion / AQUEL 17 DE NOVIEMBRE…

AQUEL 17 DE NOVIEMBRE…

¿Será el 17 de noviembre el Día de la Integración del ciudadano de carne y hueso, “el vulgo” como a algunos (¿de sangre azul?) le gusta/ba  estigmatizar o, en cambio, es la necesidad de las personas a hacerse cargo de todo aquello que también les pertenece (tanto como todos por igual?)

De una u otra manera aquel 17 de noviembre fue mucho más que Día de la Militancia; fue, es y seguramente será el Día que nos reconozcamos como iguales, con idénticas necesidades,  y también con el mensaje ineludible que no se está sólo como se lo estuvo en las gloriosas gestas del 17 de octubre y del Cabildo Abierto cuando Evita renunciara a la vicepresidencia.

Todos y uno tienen las mismas necesidades, obligaciones y derechos. Aunque se pretenda lo contrario, aunque se lo manipulee o se pretenda darle otro significado ya sea partidocrático, sectorial o lo que fuere, el “delito” de lavarse las patas en la fuente de la plaza histórica es asumirse como iguales.

Cuando se movilizaron unos y otros estaban reclamando que se los escuche. De igual forma que en aquella gesta del 25 de mayo de 1810, de la misma manera que los batallones, la primera línea de la soldadesca sabía que su vida en mucho dependía de aquello que le pasara al del mismo bando.

Por seguro que además dejo un mensaje cuales el “nadie salva a nadie, nadie se salva sólo, los hombres se salvan en comunión”. Y en esta expresión retoma la fuerza debida del Salvador que no vino ni invocó el individualismo sino la participación de todos en busca de soluciones comunes.

Lo mismo aconteció con Moisés y el Éxodo del Pueblo Judío en busca de la tierra prometida y escapando de la persecución egipcia. En aquellos momentos Moisés, un sabio como pocos,  mandó a cada padre de familia a cazar un cordero y si los integrantes de una familia eran menos debía compartirlo con aquella otra familia de más miembros.

Uno y todos en la conciencia que el que está al lado es mi hermano; uno y todos cultivando la filosofía del amor que es emprender el camino hacia un mismo horizonte. Ojalá tengamos la capacidad de comprender el Mensaje como lo mostrara San Lucas en la Parábola del granjero que habiendo recolectado una cosecha lo hartamente suficiente para echarse a dormir.

De noche, se le aparece el Señor diciéndole “Esta misma noche has de morir y de qué te servirá lo que te has guardado” o cuando el recaudador de impuestos, Zaqueos, reparte  parte de sus bienes entre los necesitados.

El 17 de noviembre, entonces, será el Día de los iguales y de la toma de conciencia que juntos es posible para acceder a un mundo mejor donde no es lícito apropaise de los bienes y del uso  individual de esos bienes cuando al vecino le falta lo necesario para subsistir.

Reconocerse en el otro, entonces, es el acto más sublime de la filosofía del amor que es aquello de lo que se trata en estas páginas.

Mira también

LA VIDA ES SERVICIO A LOS DEMÁS Y NO SERVIRSE DE ELLOS.

UNA VEZ ME DIJERON QUE SE PUEDE LLORAR CON LAGRIMAS Y TAMBIÉN CON EL CORAZÓN: …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *