Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / CARICIAS DE UNA MANO BREVE

CARICIAS DE UNA MANO BREVE

ITALO CURIO, El eximio escritor de tangos, quien fue columnista de La Chacrita de los Colegiales cuando salía en formato revista, junto al Calamú que vendía diarios en Elcano y Alvarez Thomas, nos contó que en cierta oportunidad estaban tomando café en el viejo bar Mis Ocho Esquinas contando anécdotas y recordando letras y se había hecho muy tarde. Demasiado.

JULIAN CENTEYA trabajaba como periodista en CRITICA y luego de la salida del trabajo concurría al bar donde se encontraba con los hermanos Espósito, Emilio Balcarce, el Coco Buguero (Italo Curio) y si no me equivoco de tanto en tanto concurría la Beba Pugliese -hija de DON OSVALDO- quienes vivían según nos comentaron en la Inmobiliaria Cabandié (aprovechamos la oportunidad para desde aquí darle un caluroso y afectuoso abrazo a Wilfredo, gran persona y excelentísimo ser humano).

Ya se hacía muy tarde y concurre la mujer de Don Julían y le acaricia la cara como tan sólo puede hacerlo una mujer enamorada y le dice: “Vamos que es tarde ya”.

Como Julian también amaba a su mujer va y se sienta a la entrada de su domicilio y ahí empezó a esbozar “Caricias de una mano breve” que luego se convertirá en un clásico de la música ciudadana.

Nota de la redacción: Agradecemos a Mario Belocchio Director de la publicación “Desde Boedo” por habernos posibilitado la imagen.

Mira también

PARA UNA HISTORIA DE CHACARITA Y COLEGIALES DEL ARQUITECTO JORGE BOULLOSA

Con sinigual maestría, haciendo docencia y no de cualquier valor, el Profesor Don Diego del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *