Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / Carlitos Bala, nuestro vecino, entrevistado por “Minguito”

Carlitos Bala, nuestro vecino, entrevistado por “Minguito”

 

Ninguna etiqueta o sección periodística puede ser más justa que la que titula la presente "Carlitos Balá nuestro vecino fue premiado", pero además se ciñe estrictamente a la verdad. Hace un tiempo un médico jóven recorrió el hospital junto al emblema del barrio de Chacarita diciendo que si él hubiese estado internado y llegaba Carlitos Balá se curaba tan sólo por la alegría que ese hecho le produciría.

Primero, el capocómico arrancó recordando a sus padres. "Mi viejo era carnicero, yo jugaba con las pesas de la balanza. Mi vieja era muy graciosa. Nos hacíamos los ingleses con ella", le contó a Minguito, quien estuvo emocionado y feliz desde el inicio de la nota. 

Luego llegaron algunas preguntas sobre sus clásicas frases. "¿De dónde salió el 'ea ea ea pepe'?", indagó el personaje de Polémica en el bar. "Era un sordomudo de Rosario. Yo le decía: 'Viejo, no se puede dormir con vos, hablá más bajo'. Y él me decía eso ("ea ea ea pepe&quot  diciéndome que era loco", reveló. Luego contó el significado de "sumbudrule", otro de sus míticos latiguillos. "Viene a ser un insulto de salón", explicó. 

Carlitos Balá, uno de los capocómicos que entregara la televisión argentina hace década, hoy de 90 años cronológicos pero de 30 o 40 por sus juveniles años como el mismo Carlitos Balá confiesa que espiritualmente tiene, se inició allá hace tantos años entreteniendo al pasaje  de la Línea 39 con  la complicidad del chofer quien también se divertía por sus ocurrencias cuando muy poco lo conocían al inicio de sus actividades profesionales.

No fue una casualidad que eligiera la Linea 39 y no es para menos decir que una de sus cabeceras se encuentra en la esquina de Guevara y la avenida Jorge Newbery en pleno barrio de Chacarita. Y no para menos porque Carlitos Balá es sinónimo de Chacarita Juniors y Chacarita Juniors, sinónimo de Carlitos Balá. Ambos desde largas décadas tienen una relación simbiótica al extremo que aun teniendo su estadio de Futbol en el conurbano, la hinchada funebrera lo tiene como su emblema.

Carlitos No es más ni menos que familia, alegría y felicidad. Una suerte de humor sano en tiempos sin idea en donde el insulto pretende ser hacer reir.

El gran capocómico ha sabido ganarse el cariño y el amor de la gente al extremo que a todos nos agrado que recibiera un premio a su trayectoria profesional recientemente, hace pocos días atrás.

Ninguna etiqueta o sección periodística puede ser más justa que la que titula la presente "Carlitos Balá nuestro vecino fue premiado", pero además se ciñe estrictamente a la verdad. Hace un tiempo un médico jóven recorrió el hospital junto al emblema del barrio de Chacarita diciendo que si él hubiese estado internado y llegaba Carlitos Balá se curaba tan sólo por la alegría que ese hecho le produciría.

Primero, el capocómico arrancó recordando a sus padres. "Mi viejo era carnicero, yo jugaba con las pesas de la balanza. Mi vieja era muy graciosa. Nos hacíamos los ingleses con ella", le contó a Minguito, quien estuvo emocionado y feliz desde el inicio de la nota. 

Luego llegaron algunas preguntas sobre sus clásicas frases. "¿De dónde salió el 'ea ea ea pepe'?", indagó el personaje de Polémica en el bar. "Era un sordomudo de Rosario. Yo le decía: 'Viejo, no se puede dormir con vos, hablá más bajo'. Y él me decía eso ("ea ea ea pepe&quot  diciéndome que era loco", reveló. Luego contó el significado de "sumbudrule", otro de sus míticos latiguillos. "Viene a ser un insulto de salón", explicó. 

Carlitos Balá, uno de los capocómicos que entregara la televisión argentina hace década, hoy de 90 años cronológicos pero de 30 o 40 por sus juveniles años como el mismo Carlitos Balá confiesa que espiritualmente tiene, se inició allá hace tantos años entreteniendo al pasaje  de la Línea 39 con  la complicidad del chofer quien también se divertía por sus ocurrencias cuando muy poco lo conocían al inicio de sus actividades profesionales.

No fue una casualidad que eligiera la Linea 39 y no es para menos decir que una de sus cabeceras se encuentra en la esquina de Guevara y la avenida Jorge Newbery en pleno barrio de Chacarita. Y no para menos porque Carlitos Balá es sinónimo de Chacarita Juniors y Chacarita Juniors, sinónimo de Carlitos Balá. Ambos desde largas décadas tienen una relación simbiótica al extremo que aun teniendo su estadio de Futbol en el conurbano, la hinchada funebrera lo tiene como su emblema.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/7bilfdWW0yY" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/r1nCZkDWV4c" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Carlitos No es más ni menos que familia, alegría y felicidad. Una suerte de humor sano en tiempos sin idea en donde el insulto pretende ser hacer reir.

El gran capocómico ha sabido ganarse el cariño y el amor de la gente al extremo que a todos nos agrado que recibiera un premio a su trayectoria profesional recientemente, hace pocos días atrás.

Lo suyo es humor sano con participación de la familia a quien le dedicara su profesionalidad desde hace tantos años.

Carlitos Balá es eso y mucho más. Barrio de Chacarita, chicos, familia, todos y cada uno evocados en una persona íntegra que ama y amó nuestro barrio, que se siente parte del barrio y éste lo asume como tal sin lugar a dudas.

GRACIAS ÍDOLO, GRACIAS CARLITOS, GRACIAS POR TODO  en estos tiempos tan difíciles en donde cuesta algo que es mucho encontrar los referentes barriales.

 

 

 

 

Mira también

ELOGIO DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN EL RÍO DE LA PLATA (Parte I)

Que los argentinos bajamos de los barcos es una verdad a medias; valedera, sí, para …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *