Inicio / Todas / Notas de Opinion / CAUSA Y EFECTO

CAUSA Y EFECTO

La selección nacional de futbol una vez más desilusionó empatando con otra selección que al menos por nombres no tenía el renombre de los jugadores argentinos.

Pero si les echáramos la carga a los jugadores que vistieron la casaca argentina estaríamos cometiendo una terrible injusticia.

Si entró o no la pelota en el arco venezolano, justo es decir que es la contingencia del fútbol y es quedarse con esa afirmación en el detalle, la anécdota que precisamente es eso y nada más.

El tema es mucho más profundo. Aquí una vez más debemos hablar de causa y efecto.

Hace varios meses se organizó un evento electoral y vaya rareza si es que cabe ese término terminó empatado y según alguna expresión, hubo quien votó dos veces.

Pero esto ya no es causa y efecto, sino la consecuencia. Es lo que pasó lo grave son las razones.

Desde el comienzo de las eliminatorias, desde el primer partido que se perdió 1 a 0 contra Ecuador en el monumental, la dirigencia del futbol argentino demostró no estar en condiciones de serlo sino todo lo contrario.

Cambiaron técnicos cada dos o tres partidos: el Tata Martino, algún otro que por una travesura de la memoria se nos escapa, el patón Bauza y ahora Sampaoli a quien esta misma dirigencia fue a buscar como tabla de salvación.

¿Si el resultado del próximo partido de las eliminatorias no es el deseado buscaran un nuevo salvador?

¿Nos preguntamos con total sinceridad si no es el momento de asumir horrores pero más aún, esta dirigencia que naufraga en el barco a la deriva está en condiciones de cambiar las cosas, de organizarse, de ser serios?

No lo creemos y en todo caso, el mismo hecho que puedan jugar River y Boca en Mar del Plata y en San Juan con locales y visitantes pero no por el torneo local también nos dice que algunos pretenden cruzar el océano en canoa. Ni siquiera en Kayac…

Este es otro dato que nos dice con toda claridad que la desorganización en la Asociación del futbol argentino luego del fallecimiento de Grondona ha paralizado y mostrado toda la incapacidad actual de algunos dirigentes que, nobleza obliga, deberían cambiar las cosas o sino renunciar. Organizar el futbol o irse. Así de simple.

Hubo un tiempo que se puso de moda el cantito “Que se vayan todos, que no quede uno sólo”. También éste es un error si aquellos que lleguen no cambian la anarquía actual, sino no son capaces de organizarse y organizar este deporte.

A nuestro juicio no es el tema tan sólo de echar pescados por la bolsa sino de asumir errores, de saber dónde se está parado: esto es lo que le falta a la dirigencia de la AFA.

Porque si se van los que están y vienen otros caeríamos en una suerte de gatopardismo: que algo cambie para que todo siga igual.

No se puede cambiar el caballo a mitad del río como es obvio decirlo porque si se ignora a cual montar las consecuencias serán las mismas que ahora.

Si no saben cómo hacerlo es justo, al menos, reconocerlo. Pero además, es tiempo de hacerlo: que la desorganización, la anarquía no provoque nuevas consecuencias de lamentar. Ojalá.

Mira también

CRAMER 475, LA ZONA COMO UN TEJIDO URBANO

El predio de Crámer 475 por fín tendrá un destino cierto construyéndose allí un espacio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *