Inicio / Todas / Notas de Opinion / CIENTIFICO CONDENADO POR GAY

CIENTIFICO CONDENADO POR GAY

Hace unas semanas caminaba por la Avenida Córdoba cruzando Jean Jaures dirigiéndome hacia la Avenida Pueyrredón sucediendo un hecho insólito que, de alguna manera y por distintos factores, nos dicen muy a las claras que estamos ante una demencia que a veces toma los condimentos de la discriminación, prejuiciosa al ciento por ciento, socialmente que demuestra que algunos aún viven culturalmente inmersos en la Alegoría de las Cavernas de Platón condenados a ver eternamente las luces internas de la incoherencia.

Aconteció como detalle anecdótico que un señor que caminaba detrás mío me dice que lo deje pasar porque iba de una baldosa a otra interrumpiéndole el paso como si la vereda tuviese un centimetraje mínimo en ese tramo de la avenida cordoba que sirve de entrada a la plaza lugareña. Inaudito e ilógico.

Nose si este buen hombre andaba nervioso por cosas de la vida, pero aún caminando de un extremo a otro de la vereda era imposible que le interrumpiera el paso.

Este hecho particular que acabamos de narrar nos lleva a otra discriminación de por si gravísima que propone un imperativo cuando no una imposición cuando esa discriminación la hace el Estado atentando contra las garantías de un ciudadano.

Leemos en infonews.com:

“El británico Alan Turing, considerado el padre de la informática moderna y que ayudó a descifrar el código Enigma alemán durante la Segunda Guerra Mundial, recibió hoy un indulto póstumo tras haber sido condenado en 1952 por ser homosexual” agregando el portal antes mencionado (…) A sugerencia del Gobierno, que actuó impulsado por una petición popular, la reina Isabel II ha concedido el perdón a Turing, que, además de su condena de 61 años por prácticas homosexuales, fue castrado químicamente. El matemático murió en 1954, a los 41 años, envenenado con cianuro. Aunque el forense determinó suicidio, su familia y biógrafos siempre han mantenido que fue un accidente.

Que la moral victoriana y su cultura ponía de manifiesto un grado de intolerancia extremo, ésto ha quedado extremadamente claro y en cuantiosas oportunidades. Pero castrar químicamente a una persona por considerárselo gay y encerrarlo en una prisión, ya avanza en la más clara hasta diríamos demencia.

“Alan Turing fue un hombre excepcional con una mente brillante”, afirmó hoy el ministro de Justicia, Chris Grayling, que fue quien pidió a la soberana que emitiera el indulto al amparo de la Real Prerrogativa de Misericordia. Su brillantez se puso de manifiesto en Bletchley Park durante la Segunda Guerra Mundial, donde fue fundamental para descifrar el código Enigma, contribuyendo a poner fin a la guerra y a salvar miles de vidas” (…) El perdón a Turing culmina una campaña de varios años, apoyada por científicos como Stephen Hawking y que también incluyó una proposición de ley presentada en la Cámara de los Lores por el liberaldemócrata John Sharkey. En septiembre de 2009, el entonces primer ministro, el laborista Gordon Brown, ya se disculpó públicamente por la condena a Turing, que fue acusado en la época de “grave indecencia”.

Tarde ha llegado la recrtificación de la realeza británica. Tarde, demasiado tarde llega el perdón -como si se debiera perdonar algo, que la reina sancionó la ley de Matrimonio Igualitario.

Tarde. Demasiado tarde e injusto hacia quien ayudó al final de la segunda guerra mundial salvando tantas vidas pero y hay que decirlo así: ésa es una muestra concreta de un poder que avanza sobre las garantías individuales aunque a algunos el garantismo es una mala palabra…

Mira también

LA VIDA ES SERVICIO A LOS DEMÁS Y NO SERVIRSE DE ELLOS.

UNA VEZ ME DIJERON QUE SE PUEDE LLORAR CON LAGRIMAS Y TAMBIÉN CON EL CORAZÓN: …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *