Inicio / Todas / Noticias de la ciudad / COLEGIALES, AYER Y HOY

COLEGIALES, AYER Y HOY

Sentarse por unos momentos en el bar República de Acá –ex bar Argos- es contemplar un barrio que se fue y otro que ha venido; éste último con todo el modernismo imaginable si es que modernismo es construir algo sobre otro.

De todos modos, como se dice tantas veces “es lo que hay”, y como se dice tantas veces es mejor que haya que la ausencia.

Aquel Laboratorio San José o la sastrería Cersósimo han dejado paso a otros emprendimientos comerciales y que poco tienen que ver con aquel barrio de casas bajas, de vecinos de clase media o laburantes liso y llanos; aquel inmobiliaria de Hugo Alemanno con más de 50 años de antigüedad en el mismo lugar, hoy ha dejado su estela a otros emprendimientos.

¿Qué fue de la vida de Carlitos Milanesi quien eternamente se empecinaba en hacer pasar la vida por el papel escrito y de Beatriz Oquendo –que por suerte o como regalo del cielo aún está con nosotros?

¡Si hasta pareciera que aquel viejo barrio se ha retirado a cuarteles de invierno! Sin embargo, de una u otra manera, se nos ocurre que aún transita por nuestras calles ese gran escritor, Carlitos Caron, que alguna vez el barrio de Liniers nos lo prestó a Colegiales y no se lo hemos devuelto.

¿Es menos este barrio de Colegiales que aquel otro? NO, por supuesto que no. Es otro. Tan distinto como los habitantes de este nuevo barrio y sus vecinos más joviales, más emprendedores y también más emprendedores. Vecinos que sueñan con abrirse paso en el mundo de la comunicación y esta bien que sea así.

Sinceramente nos preguntamos si debemos oponernos a este nuevo barrio aquellos que hemos sentado propuestas barriales y que hemos dedicado donando nuestro tiempo a uno distinto e integrado.

No lo creemos y en todo caso aquella visión en términos de barrio por encima del pensamiento en términos de conveniencia personal deben, unos y otros, conjugarse conjuntamente.

Es lo que falta a nuestro juicio o lo que es lo mismo que decir que iniciamos un camino hacia una nueva identidad a la que debemos construir entre todos pero también para todos.

Nos preguntamos, además, si es justo oponernos a esta nueva identidad. Porque aquella Chacarita de los Colegiales de los años 60 fue muy distinta a la de los años 70 perdurando entonces los quintales, el comercio agricultor, el movimiento de frutas y hortalizas que llegaban a la estación Colegiales para trasladarse luego al Mercado Dorrego.

Después vinieron otros sueños, los de los 70, con toda su impronta, con todo su frenesí.

¿Era mejor uno que el otro barrio? Era superior el de los años 70 que el de los 60? No. Era distinto. Ni mejor ni peor. Distinto.

El Colegiales de hoy, también, es distinto. Ni mejor ni peor.

Lo que habría que rescatar es integrar los distintos barrios y en las distintas épocas cada una con sus particularidades.

El Colegiales de hoy es el barrio de la comunicación social. Es el barrio de los pibes y tan válido como el de otras épocas.

Sabernos adaptarnos a uno u otro es nuestro desafío. También nuestro horizonte.

 

 

Mira también

ILUSTRACIONES ORIGINALES…

De tapas, ilustraciones originales de portadas de revistas   La muestra "De tapas" exhibe las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *