Inicio / Todas / Noticias de la ciudad / COLEGIALES: Pasado, presente y futuro

COLEGIALES: Pasado, presente y futuro

Consumada la equivocación de la Legislatura porteña que desoyeron los reclamos vecinales en cuanto a la necesidad de no separar los barrios de Chacarita con Colegiales, el primero de los nombrados cayó en la comuna 15 y nuestro querido barrio de Colegiales cayó en la comuna 13, hecho sin argumentación sólida privilegiando la densidad demográfica por encima de otros valores como los hechos históricos o la identidad socio-cultural común.

Así las cosas las comunas -y luego los comuneros (algunos electos son un engendro de muy difícil comprensión porque ocupan el lugar que sólo mediante las peores mañas de la partidocracia demoliberal y conservadora pueden explicar (por qué ocupan ese lugar), hizo posible que se desprestigiara el concepto de comunas (porque si a los comuneros los elegirán los dirigentes y no los vecinos, lamentablemente, son más de lo mismo o lo mismo de siempre)

Así las cosas, subalternizando el mismo concepto de descentralización administrativa dela Ciudad, este tremendo error se asocia a un proceso que  presenta una suerte de reformulación urbana que nos lleva a algunas reflexiones: allá por aquella Chacarita de los Colegiales de antaño de alrededor de 80 o 90 años rica en quintales, frutas y hortalizas, aquellos vecinos como hoy nosotros que caminamos el barrio desde hace 30 años por lo menos, observaban el asfalto de las calles, se abrían otras, se construían viviendas, etc y por seguro que alguno llevado por la nostalgia se dejaba llevar por el ayer no tan lejano. Sin embargo, el barrio creció, se urbanizó y se modernizó: esta bien que esto sea así porque lo contrario, exagerando, sería el barrio cavernícola.

Nosotros los que pisamos los sesenta años obviamente no conocimos esa primera etapa; conocimos el otro barrio, el que en algún sentido la centralidad urbana estaba dada enla Estación Colegialesy en el ex mercado de Concentración Dorrego o en los cines de barrio como el Argos y el bar homónimo. Pero los tiempos cambian y esta bien que así sea.

Aquellos vecinos en términos generales vieron con buenos ojos aquella primera urbanización: ¿nosotros que, insistimos, estamos ante la llegada de una nueva etapa no estaremos a contramano del futuro si nos dejamos llevar por la nostalgia del barrio que se retira aceleradamente para abrir paso a empresas importantes y nuevos vecinos?

Obviamente que nos parece una barbaridad que se haya construido un edificio reemplazando a aquel jardín de Don Enrique Banchs: éste era un patrimonio cultural; por seguro que nos parece un despropósito que se haya tirado abajo la vivienda de Huguito del Carril, el eximio cantante, o se haya tirado abajo la casa que habitara Alfonsina Storni cuando pasaba sus horas en la ciudad de Buenos Aires, pero esto no implica que todo se haga mal y quizás la inteligencia radique en adaptarse a las situaciones nuevas que nos presentan las épocas.

¿Quién dice que no sea así?

Mira también

ILUSTRACIONES ORIGINALES…

De tapas, ilustraciones originales de portadas de revistas   La muestra "De tapas" exhibe las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *