Inicio / Todas / Notas de Opinion / COMUNA 15, seguridad e inseguridad…

COMUNA 15, seguridad e inseguridad…

Mes a mes, semana a semana nos llegan noticias de distintos organismos gubernamentales que nos traen noticias acerca de la seguridad e inseguridad tanto sea en el territorio capitalino o bonaerense.

Los últimos enviados por la agencia de gubernamental de control nos informa: “Mediante las denuncias realizadas por el diputado Marcelo Sorgente es que la AGC pudo detectar tres talleres textiles que funcionaban por fuera de la ley, dos de ellos ubicados en Castañón al 900 y otro en Bonifacio al 3600” y otro nuevo referido a la venta de celulares sin especificar procedencia alguna (…) “un operativo coordinado por la Agencia Gubernamental de Control y la Secretaría de Seguridad de la Nación, se inspeccionaron más de 15 locales de una galería comercial ubicada sobre la calle Ramón Falcón al 7200.

Inspectores de la AGC procedieron a clausurar 4 locales ilegales que vendían celulares de dudosa procedencia y además constataron violación de clausura en otros tres.

Además, gracias al trabajo efectuado por el personal de ENACOM se pudo constatar que 15 de los celulares eran robados a raíz de que sus IMEI se encontraban en la lista negra de dicho organismo.”

Ambos deberían integrar la temática tan  actual por cierto como bajar la ininmputabilidad penal porque clausurando, arrestando o lo que fuere no se va, a nuestro juicio, a los motivos y a la esencia de aquello de por qué suceden las cosas. En otras palabras usando una expresión muy común en los tiempos que corren importa mucho menos  la otra mitad del vaso a llenar que atacar las causas que llevan a estos menores a cometer delitos.

Esto es lo que sucede con los adictos menores que se los judicializa, se los estigmatizan, se pide hasta incluso pena de muerte para alguno de ellos pero poco y nada se menciona de donde sale la pasta base, quien/nes lucran con la cocina del paco, donde están ubicadas, etc.

Que el menor sea delincuente o no lo sea, que cometa actos reñidos con la ley penal  o no lo esté, es parte de la temática que poco y nada de aquellos que nos proponen bajar la edad como si ésta fuese la solución mágica para prevenirlos.

En última es una argumentación pueril que de tanto serlo es hasta lamentable que algunos funcionarios públicos asignen a la nacionalidad los motivos de los hechos que se detectan.

¿El que vende droga para citar un caso la vende porque es peruano, boliviano o paraguayo?  La ociosidad mental o la falta de criterio es alarmante de alguna funcionaria poli-funcional desde hace décadas. ¿Existe según sus criterios de inseguridad o seguridad acerca de cómo y por qué se van formando los barrios en la ciudad o en  el conurbano bonaerense los asentamientos?

Para terminar con su desinformación eterna y permanente o la facilidad de hablar mucho y no decir nada, citaremos el caso del playón de Chacarita que habiendo espacios sin utilidad pública por donde se lo observe o se quiera observar,  la conformación del mismo es en forma de caracol dificultando las posibilidades de encontrar  si los hubiese delito alguno.

¿Por qué nada se dice sobre el particular?  ¿Acaso cerrando fronteras se terminará con el delito ya organizado?

Hablar por hablar es fácil, lo difícil es la coherencia y la argumentación sólida. Porque la inseguridad no puede quedar en manos de argumentos insólidos y hasta fuera de lugar. Sería interesante encontrar en primer lugar a quienes venden la droga a los menores, quienes lucran con esas acciones.

Una vez realizados los estudios ya con argumentos indiscutibles fundamentados en criterios difíciles de manipulear, entonces sí que se convoque a la prensa.

Porque lo lamentable es que ahora se baje la edad y al no traer soluciones de fondo, en poco tiempo más volverá la temática.

¿Acaso estamos todos en libertad condicional a expensas de criterios por lo visto falaces y extemporáneos?

Así parece…

Mira también

HISTORIA DE UN GENOCIDIO (Primera parte)

Las fuerzas de Argentina continuaron presionando a los nativos que resistían más hacia el sur, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *