Inicio / Todas / Boletin Informativo / CUMPLEAÑOS LA 2 X 4 FELICES 22 AÑOS!

CUMPLEAÑOS LA 2 X 4 FELICES 22 AÑOS!

El sábado 1 de octubre la Radio Pública de Tango de la Ciudad de Buenos Aires está de festejo.

La 2×4 FM92.7 celebrará su cumple con programación especial, y en sus 24 hs. vamos a disfrutar a la manera tanguera sus 22 años.
Así disfrutaremos de estos especiales, donde el homenaje a nuestras figuras señeras se hará presente una vez más. Con entrevistas,  invitados especiales, el conductor Alfredo Tabacman de «Vecino de Buenos Aires» y Oscar «Cacho» Lemos de «Talento Con T de Tango», y los nuevos cultores del tango con su mística tanguera, y su poesía que nos abraza como lo hace la propia danza y sus bailarines. Luis Tarantino, con su carisma indiscutible, también será parte de este festejado 22 aniversario.
Marcelo Rojas, y la presencia de Paula Sterczek, y tantos más darán el brillo y la calidez al festejo tanguero que nos representa.
Los inolvidables cantantes, maestros y músicos estarán de fiesta allá desde donde el tiempo no deja de renovarlos porque hay esencia, talento, impronta e historia que no es de ayer nomás, y sí está dejando, marcando el taconeo al son del  2×4 que tiene mayor vigencia cada día, donde la fusión de la nueva fibra se confunde con las notas de un bandoneón que no cayó su voz y hasta nos lleva al recuerdo de la bandoneonista Paquita Bernardo, el «Bandoneón Rosa de Buenos Aires». 
Felices 22 AÑOS y por muchos más, a todo pulmón y con la cábala que nos deja ese PUGLIESE, PUGLIESE , PUGLIESE !!!
A propósito de Tango…
Recordando a nuestro amigo Carlos Milanesi. De su libro: les dejamos esta semblanza de Paquita Bernardo.

«La Mujer y el Tango. 1880-1930»
En el 900 en Villa Crespo nace Paquita Bernardo; alguien la llamó «El Bandoneón Rosa de Buenos Aires».
Ella enfrentó a una época y a un público masculino nada benevolente que quedó embobado ante la pericia de una mujer tan joven.
Se cuenta que los parroquianos del Café San Bernardo, Bar Rodríguez, La Paloma y el ABC se disputaban las mesas para ver a Paquita.
A lo mejor, para escucharla tocar los tangos que ella misma había compuesto: Soñado Floreal;  Paquita, maestra en digitación, arrancaba matices siempre renovados al difícil instrumento.
Arolas, Pacho Maglio, Vicente Greco, eran antecedentes demasiado grandes y demasiado próximos para que ella se dedicase a improvisar.
Paquita murió a los 25 años. Un hombre de Buenos Aires contemporáneo a ella le hizo estos versos
   De pronto es la Paquita, Juan Tango,
    que me arrima al oído,
    bajito, en un café,
    un rumor de palabras, una música
    que acarrea la brisa, amontonada
    bajo la vieja lona de un circo
    en un baldío…
    Y ella le dice a Juan Tango:
    Tus pantalones largos me infundieron confianza;
    tus manos le arrancaron cigarros a mis yemas
    y al bandoneón le di los pájaros del alma,
    mis primeras canciones con
    geranios quemados
    y los pulmones rotos…
 
Antes, había habido otras y otras le siguieron: Fermina Maristani, la Segunda Paquita; la misma Rosita Quiroga, fue una buena ejecutante de guitarra, discípula de Filiberto.
Un poco amparadas  en su condición de mujer,, desarrollaron su vocación de intérpretes musicales del tango más allá de la condición varonil del mismo.
Por el cuarenta y cinco las Orquestas de Señoritas  empiezan a declinar. Una de las últimas ocupó el proscenio de la Confitería «La Alhambra» en la Avda. De Mayo, que ya por ese entonces era un paseo elegante de la ciudad.. El último parroquiano, al irse, cerraba la puerta, mientras la mujer seguía haciendo música popular.
En la década del 20, los vecinos cafés de los barrios y casas del Temple  comenzaron a ceder terreno,  tanto a los músicos como a las mujeres,  a lugares más ventilados, mejor pagos y más refinados.
El tango gana definitivamente el centro. Y pasado por el tamíz de Francia, las clases pudientes ya no se avergüenzan de bailarlo. Más, el tango es una manera de afirmar nacionalismo y un comportamiento elegante y exótico. La orilla se pone frac y se codea con los niños bien de esos años.
Sin emargo, no es la mujer atenta y cariñosa  de este tango rural y curioso la que iba a dejar su imagen  grabada a fuego en el género. En el año 17 un poeta cabeza dura insiste en ponerle letra a todos los tangos. Escribió estos versos:
             
                  Percanta que me amuraste
                   en lo mejor de mi vida
                   dejándome el alma herida
                   y espina en el corazón.
 
La mujer del tango, ya convertida en objeto de inspiración va a ser la mujer traidora y querida de los versos de Contursi. Vaya a saber porqué, fue la percanta amuradora y no la mujer dócil y diligente del tango de Villoldo. Lo cierto es que ese año un morocho de pelo engominado cantó para ellas «Mi noche triste», honestas y pecadoras suspiran por primera vez desde la platea.
 
Edición del Autor.
El Libro «La Mujer y el tango». Auspiciado por el Centro de Gestión y Participación Vecinal zona 14 oeste, por la Comisión de Asociados  del Banco Credicoop Suc. 011 y gestionado la declaración de interés del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Editado en Talleres Gráficos EDIGRAF S.A. Delgado 834.Buenos Aires, en el mes de julio de 2000 

Mira también

El Obelisco alienta a la selección un día antes de cada partido con un mapping especialmente diseñado 

El monumento emblemático de Buenos Aires es históricamente testigo de la reunión y festejos de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *