Inicio / Todas / Notas de Opinion / DESEO Y NECESIDAD…

DESEO Y NECESIDAD…

Buenos Aires, mezcla de linyera en viaje en auto de alta gama como de aquel niño que sigue vendiendo flores mostrando no sus miserias sino la de una sociedad que no es capaz de incluír a sus hijos.

Buenos Aires en que por las noches se convierte en un gran dormitorio y aquellos que fueron marginados u olvidados por quienes juntan dineros y joyas para después gastarla en salud, hospitalizados como el más pobre entre los pobres aunque el sanatorio sea el de mayor renombre. Y finalmente van a parar bajo tierra o en un nicho por más jardín de paz o como se le quiera llamar.

La mejor bóveda del cementerio de la recoleta iguala a quien fue corrido por los pestilizantes para seguir plantando soja transgénica: rico y pobre, ambos, han muerto.

¿Para que amontonar fajos y más fajos de billetes, dólares o euros, según el gusto, si después se gasta en salud?

¿Es necesario repetir una y otra vez, actuar la Parábola de Lázaro y el rico, siendo cobijado por el Padre Abraham quien comía las migajas de las festicholas del afortunado?

Alguna vez deberán aprender a distinguir entre deseo y necesidades. Porque puede que alguien desee un yate. Si tiene los medios va y lo compra, pero acaso el deseo logro cubrir sus necesidades? ¿Pudo ponerse feliz ante la sonrisa o la travesura de sus hijos o acaso estuvo juntando papel pintado para satisfacer ese deseo que es circunstancial, momentáneo y que pronto abrirá la puerta para otro deseo?

Sin duda los hijos es la mayor riqueza que tiene una persona sobre la tierra. Nada la iguala.

Después vendrá otro deseo y amontonará más papel pintado hasta satisfacerlo.

Pensará y razonará una y otra vez pero sin darse cuenta que el pensamiento y la razón es tan sólo una categoría cultural puesto que si el mundo fuese dominado por perros o gatos, lo más valioso hubiese sido la lealtad, la amistad, el amor incondicional, el compañerismo. No exprimir al más débil, sacarle mayor provecho, hacerlo trabajar hasta el agotamiento creando riquezas para una minoría insaciable que jamás distinguirá el deseo de la necesidad.

Tener más no significa ser más, lo dijo Erich From hace varias décadas atrás.

El Dr. Esteban Laureano Maradona no necesitó de riquezas para ser más, fue más porque mientras alguno codiciaba los placeres de la vida que puede ofrecer el papel pintado, el Dr era feliz sintiendo que hacía algo por nuestros hermanos, los pueblos originarios.

El Dr. Ramón Carrillo, el Gran Sanitarista argentino, obtuvo un premio internacional por su labor como médico e investigador. No guardó ese dinero en un banco para que rinda intereses. Muy por el contrario, adquirió una casa para sus padres que no tenían donde vivir, ayudó a distintas personas y se marchó hacia la Argentina Profunda para fumigar ranchito por ranchito el mismo, con sus propias manos. ¡Era el Ministro de Salud de la Nación cuando adoptó esa práctica!

¡Cuántos ejemplos existen en la Argentina y en el mundo de auténticos precursores de una realidad que satisfaga al niño pobre que no tiene pan como al niño rico que está triste!

Por seguro si quienes adoran a Don Dinero entendiesen esta página, más que deseos se interesarían por cubrir las necesidad propias y la de los demás!

imagen gentileza de masderefault.com

 

Mira también

EL RAP VILLERO, SU ENTORNO BARRIAL (Parte Iº)

Reflexiones sobre la urbanización y el respeto por la cultura villera   A partir del …