Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / DIA DEL BARRIO DE CHACARITA

DIA DEL BARRIO DE CHACARITA

Escribir la historia del Día del barrio de Chacarita sin caer en eternas reiteraciones y repeticiones es sin dudar un desafío porque, de algún modo, sentimos que nos obliga a aportar indicios que están más allá de aquello ya conocido.

Podríamos decir que “(…) Las tierras de este barrio pertenecieron antiguamente a los jesuitas, que tenían grandes chacras allí. Su nombre proviene del diminutivo de la palabra “chacra” o “chácara”. En 1608, en tiempos de Hernandarias, esa orden religiosa recibió, por compra o donación, una decena de “suertes principales”, es decir, lotes de terrenos nacidos en el primer reparto del suelo porteño, y a las que, al cabo de los años, se anexaron otras 10. Cada una de ellas tenía una legua de fondo y formaron parte de una inmensa posesión, que llegaba hasta la actual localidad de Ramos Mejía. Al ser expulsados en el año 1767, todos sus bienes fueron declarados propiedad de la Corona (por orden del Rey Carlos III)” y sin embargo,  ¿Cuál es el papel del vecino (jesuitas y nativos) en esta narración?

Nos preguntamos y preguntamos si quedarnos en esta narración es reservarles tan sólo el papel de predicado cuando en verdad son verbo y sujeto histórico, protagonistas como sujetos con pasado, un presente y un futuro como parte de la historia.

Para hacerlo más sencillo. La historia es historia en tanto y en cuanto quienes la realizaron fueron protagonistas de esos hechos que traemos al presente.

En este sentido, la familia Anconetani con su quehacer son protagonistas del presente resultando fundamentales para cuando más luego quieran conocer qué es nuestro barrio de Chacarita.

Alguna vez dentro de algunos años un vecino se preguntará por el pasado del barrio: en buena hora que así sea.

Pero lo queremos rescatar de esa información que tendrá el hipotético vecino ávido de noticias, es que hubo un Guiseppe Anconetani que con su esfuerzo y dedicación luego de su jornada de trabajo, soñaba con un barrio distinto (ni mejor ni peor, distinto eso sí)

No son pocos los vecinos que han bregado por esto. Recordamos a Don Juan Maccione con su taller de máquina de coser ubicado en Federico Lacroze entre Rosetti y Fraga, un vecino caracterizado si los hay.

¿Cómo poder olvidarnos de Don Juan Carlos Cersósimo y su satrería ubicada en el cruce de la avenida Lacroze con Alvarez Thomas? O del Padre Osvaldo Musto, cura párroco de la parroquia San Pablo.

Sinceramente nos preguntamos si es posible mencionar tan sólo el Día del barrio de Chacarita dejando de recordar a Hugo Alemanno, Beatriz Oquendo, Don Juan Díaz el del restoran de Alvarez Thomas y Céspedes.

¡Cómo no mencionar a Julio Cantero el de la Asociación Formoseña o a Carlitos Caron, un fino cultor de la literatura llena de un humor fino y elaborado!

En el día de Chacarita más que repetir incansablemente siempre lo mismo, queremos traer al presente el recuerdo de personas como el arquitecto Jorge Boullosa una persona exquisita –a veces olvidada deliberadamente o no tanto- que se dedicó a estudiar la historia barrial con la visión de los grandes historiadores al igual que nuestro querido Profesor Don Diego del Pino.

El barrio de Chacarita es precisamente el vecino que es quien lo hizo y lo hace posible. El barrio de Chacarita fundamentalmente es el vecino que es quien lo convierte en verbo y sujeto histórico, nunca predicado en una oración algo difusa.

A todos los nombrados y muchos más, nuestro recuerdo emocionado.

 

Publicado 5.06.2018

 

 

 

Mira también

¿QUIEN FUE MACACHA GÜEMES?

 En la calle Vuelta de Obligado 1524 en el barrio de Belgrano correspondiente a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *