Inicio / Todas / Vecinos necesarios / DR COSME ARGERICH, UN ANTECEDENTE DE LA MEDICINA SOCIAL.

DR COSME ARGERICH, UN ANTECEDENTE DE LA MEDICINA SOCIAL.

Al mencionarse el nombre de Cosme Argerich lo asociamos instantáneamente al hospital homónimo; no son muchos, tal vez, los que se interesen por este médico que tanto bien hizo al Virreinato del Río de la Plata.

“Cosme Mariano Argerich (1758-1820) nació en Buenos Aires el 26 de setiembre de 1758, siendo sus padres el coronel Francisco Argerich Batallas, natural de Sistero, obispado de Nigel, provincia de Cataluña; y María Josefa del Castillo Burgués.  De muy corta edad fue enviado a España, siguiendo la carrera de medicina en Barcelona, obteniendo en 1783 el título de Medicina del Gremio y Claustro de la Real y Pontificia Universidad de Cervera (Barcelona), después de seguir los cursos con brillo”, comienza a informarnos la elaborada página histórica Patricios “La Vuelta de Obligado en su efemérides”.

El Dr. Cosme Argerich fue un galeno que trabajó incansablemente para servir al prójimo, no para servirse de él.

Tanto fue así que los porteños y los ciudadanos en general le debemos la primera escuela de medicina –que los tiempos posteriores convirtieran en facultad.

“El doctor Argerich –dice un biógrafo-, cuyos talentos y saber hicieron en su tiempo el panegírico de los literatos y la instrucción de sus profesores, concibió y ejecutó casi por sí solo el avanzado proyecto de establecer en esta ciudad una escuela de medicina.  En efecto, inflamado de este celo honroso que las profesiones científicas saben inspirar a los que las ejercen, con dignidad y sabiduría, libró a sus propias fuerzas un trabajo, que en todas partes ha necesitado la cooperación de muchos profesores”, dice la fuente citada más arriba.

En aquellos tiempos que le tocó pasar por esta tierra de mortales, cuando había mucho por hacer y poco lo realizado tanto sea en obras públicas, salud, vivienda, etc.,  tuvimos el privilegio de contar con profesionales atentos a su especialidad y más aún, ejerciéndola en beneficio de los pobladores.

En el orden de los hechos de Mayo de 1810, tuvo participación activa en los trabajos preparatorios de la revolución de mayo figurando entre los concurrentes a la asamblea del día 22 de aquel mes glorioso, en la que se depuso el virrey Cisneros, y en la cual seguramente influyó mucho su consejo sabio y escuchado por todos.

La vocación de servicio del Dr. Cosme Argerich adquiere relevancia fundamental cuando organizaciones médicas se organizan tan sólo con el propósito del lucro. Tanto él como otros profesionales tal el caso del arquitecto Fermín Bereterbide honraron su profesión y sus saberes poniéndola para servir a la Comunidad.

“En septiembre de 1816 el doctor Cosme Argerich, junto con Diego Paroissien (nombrado Cirujano Mayor del Ejército de los Andes) tuvo a su cargo la organización del departamento de Hospitales del Ejército, el mismo estaba constituído por 3 profesores, 5 betlemitas y 7 civiles asistentes de cirujanos en cumplimiento del mandato del Instituto Médico Militar.  El mismo ordenaba el mejor servicio de los Ejércitos de la Patria, y proveyeron a San Martín los insumos médicos y sanitarios para la campaña libertadora de Chile.  Entre todos lograron formar un verdadero hospital de sangre que auxilió al ejército en el cruce de los Andes. Posteriormente el doctor Argerich abandonó las filas del ejército siendo nombrado jefe y director del Instituto Médico creado en reemplazo de la primera Escuela de Medicina que él fundara y, desempeñando este puesto, la muerte lo sorprendió en medio de sus tareas profesionales el 14 de febrero de 1820”

Desde estas páginas quisimos recordarlo y tal vez como últimas palabras podríamos decir que fue un antecedente de lujo de la medicina social que no es otra que aquella que atiende a los necesitados de salud en lugares por demás inhóspitos.

Al Dr Cosme Argerich, nuestro homenaje.

Mira también

Argentina: Cardenal Poli anuncia fecha de beatificación de Mama Antula

Obra misionera[editar] Desde muy joven comenzó a trabajar con los jesuitas (Compañía de Jesús) colaborando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *