Inicio / Todas / Notas de Opinion / EL DÍA DEL MAESTRO

EL DÍA DEL MAESTRO

¿Quién no recuerda a alguna de su maestra o alguno de sus profesores en su paso por la escuela primaria o secundaria e inclusive por su camino universitario?

Se dijo tantas veces y no sin razón que los maestros son una suerte de padres sustitutos y es por esto que queremos escribir unas misérrimas líneas en homenaje a todos aquellos docentes que influyeron en nuestras vidas. Pero queremos dar un lugar destacado a los maestros de frontera, quienes sin medios de locomoción siquiera, sin  una olla para cocinar e incluso sin reconocimiento, cumplen ese rol antedicho.

Leemos en el portal wikipedia.org:

Nacida en Atiles, a 9 km de Malanzán, en la Costa Alta de los Llanos de la Rioja, el 25 de diciembre de 1873, hija de Eloy Vera Pereyra y de Mercedes Peñaloza y Jauregui, era nieta paterna de Francisco Nicolás Vera y Herrera, los cuales eran miembros de una prestigiosa y extensa familia de hacendados de dicha localidad que la vinculaba familiarmente con los primeros pobladores hispanos de los Llanos riojanos, los de Ávila, los Sánchez de Balderrama, los Vergara y los Peñaloza (era bisnieta de Nicolás Peñaloza el que por vía del primer matrimonio de éste fue a su vez abuelo del General Ángel Vicente “Chacho” Peñaloza).

En 1900 fundó el Jardín de infantes anexo a la Escuela Normal de La Rioja, el primero de una larga serie de Jardines fundados en las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Paraná.

En 1906 fue vice directora de la Escuela Normal de La Rioja, ocupando el mismo cargo en la Escuela Provincial “Alberdi” de Córdoba en 1907.5

Directora de la Escuela Normal Nº1 de Buenos Aires entre 1912 y 1917, sustituía a cualquier profesor que faltaba.5

Fue nombrada inspectora de las escuelas municipales.4 Dictó cátedras de pedagogía y matemáticas en la Escuela Normal “Del Divino Maestro”, incorporada al profesorado de Lenguas Vivas.4

Recorrió Argentina impulsando la enseñanza, dictando cursos y conferencias y transmitiendo las nuevas técnicas en la creación de bibliotecas. Participó también del Primer Congreso Patriótico de Señoras en América del Sud, realizado en mayo de 1910 en Buenos Aires.

Recordando a esta Maestra Jardinera que dejó una huella inconfundible de una docencia al servicio de los niños y por ende, del país en su conjunto.

Mediante esta apretada síntesis queremos ofrecer nuestro reconocimiento eterno a todos los docentes en todas partes pero en particular de aquellos que van a cumplir su misión a aquellos lugares donde el calor golpea fuerte en verano y la helada penetra en la piel llegando hasta los huesos en los meses de invierno.

A unos y a otros, a Rosario Vera Peñaloza nuestro eterno recuerdo y para siempre.

220px-Rosario_Vera_Peñaloza

 

 

Mira también

HABLEMOS DE FÚTBOL…

HABLEMOS DE FÚTBOL, los tiempos cambian. Desde hace unos días amantes del deporte que se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *