Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / EL LEGADO DE LEONARDO FAVIO

EL LEGADO DE LEONARDO FAVIO

 

Por seguro una infancia difícil y dolorosa haya hecho sensibilizar el corazón de Leonardo Favio, un artista que se destacó como cantautor, director de cine, actor y cualquier otro andarivel por el camino que transitaba. Sus letras son memorables como la abuela Zenaida donde nos relata la abuela bogotina que vendía frutos maduros en la feria. Se destacó por sus canciones a una mujer que con su voz le dio vida “Fuiste mía un verano”.

Su biografía esta llena de vida precisamente, de existir, cantándole a las cosas cotidianas, la de todos los días. Nació un 28 de enero de 1938 en Las Catitas, provincia de Mendoza, su tierra natal.

Mucho se dice que su primer película “Crónica de un niño sólo” que muestra los avatares infantiles (¿la suya?) en las tumbas, llamados así a los reformatorios, donde se le impone un rígido orden disciplinario del que escapa porque su mundo es la libertad.

“Se marchó a Buenos Aires. Trabajó de extra en la película El Ángel de España (1958), del cineasta peruano Enrique Carreras, y posteriormente ―bajo el padrinazgo de Babsy Torre Nilsson― comenzó su carrera de actor participando en filmaciones como El secuestrador (1958) y Fin de fiesta (1960), entre otras. Su dote de director nació con el cortometraje El amigo (1960), contando ya con una obra a cuestas, pero inconclusa: El señor Fernández (1958).

Favio logró ―además de éxito en la crítica― varios premios, tanto nacionales como internacionales. Reconocido como director de culto, fue parte de la segunda gama de directores que renovó el cine argentino. Entre los cabecillas de este nuevo cine en los años sesenta estaba su buen amigo Torre Nilsson y Fernando Ayala.

En 1965 estrenó su opera prima Crónica de un niño solo, producida por Luis Destéfano, aunque quien le aprobó el guion fue Torre Nilsson, quien no se animó a producirla.

En 1967 realizó El romance del Aniceto y la Francisca…, con Federico Luppi, Elsa Daniel y María Vaner. A menudo es mencionada como la mejor película argentina de todos los tiempos.

En 1969 Favio estrenó El dependiente, basado en un cuento de su hermano y coguionista Zuhair Jury ―también director, autor e intérprete―. La película fue catalogada por el entonces Instituto Nacional de Cinematografía (hoy INCAA: Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) de «exhibición no obligatoria», significando la supresión del apoyo oficial argentino hacia el filme.

Fue entonces cuando Favio, quizá motivado por las trabas económicas que el cine le estaba significando, decidió lanzarse sorpresivamente al canto profesional, cosechando un éxito que le permitió en numerosas oportunidades solventar gran parte de sus películas”

Haciendo un resúmen de su vida y más allá de las connotaciones ideológicas, podemos decir de Favio que fue un militante de la vida recibiendo en sus primeros pasos de su vida artística el reconocimiento  que aquí no le dieron.

En sus giras por latinoamérica país donde visitó dejo su huella. Una huella indelebre y que algún conocido con el cariño que supo despertar en los que lo conocieron, fue la huella de un muchacho de barrio.

Casi ningún suelo de latinoamérica dejó de visitar, casi ningún genero cinematográfico dejó de transitar. Todas y cada una de sus películas es un llamado y una incursión en el arte:

Nazareno Cruz y el Lobo, Gatica, Juan Moreira, El aniceto y la Francisca ya sea con Piquín o Federico Luppi, el Dependiente, demuestran su amplitud creativa.

Por encargo del ex Presidente Eduardo Duhalde filmó Sinfonía del Sentimiento que se convirtió en un documental sobre la historia del peronismo.

Finalmente luego de una vida llena de éxitos en el andarivel del arte, Favio se despide de todos nosotros pero dejando la impronta de un artista que supo incursionar

Luego de estar varias semanas internado, falleció de neumonía en una clínica de Buenos Aires, el 5 de noviembre de 2012.

 

 

Mira también

LOS ANGELES VAN AL CIELO Iº

Podríamos redactar algunas notas desde la veneración a una persona que desde la más absoluta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *