Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / EL MENSAJE DE JESÚS

EL MENSAJE DE JESÚS

La ciudad autónoma de Buenos Aires ha amanecido en esta mañanita del 24 de diciembre como queriendo acompañar el espíritu familiar. No hace mucho frío ni mucho calor: es el clima ideal para las mesas navideñas al aire libre, para degustar algún plato preparado por algún integrante con la mejor intención de agasajar a mayores, hijos, y de ser posible a tíos, primos, esposos/as, hermanos y demás.

Una hermosa jornada que la podemos disfrutar en Flores, Mataderos, Chacarita, Colegiales, Palermo, en La Boca, en la Plaza 30 de diciembre (Once) o en el sitio que sea.

Llegaran a distintos hogares de la ciudad los familiares y que en muchos casos traen la grata intención de degustar un asado completo o no tanto regado con el mejor vino tinto, blanco o rosado esperando la hora 24 para brindar con el más sentido deseo de todos y cada uno.

Desde esta página queremos asociarnos a esos deseos que seguramente serán dados al aire y al corazón familiar.

Se va terminando un año difícil. Demasiado complicado.

Esperemos que en nuestros corazones haya algún lugar para aquel que nació en un establo y sin las mismas comodidades que quien así pudo hacerlo.

Nació en las más imposibles condiciones: luego lo vistieron en oro.

Con lujos y adornos que en vida no conoció porque nació pobre de toda pobreza. Vistió con harapos seguramente porque no podía ni le interesaba las más refinadas telas.

Su calzado seguro que gastado de tanto trajinar venía trayendo el mensaje de redimir los pecados que antes y después de su corta existencia cometía aquel animal “superior” que no respetó a quienes compartían y comparten el planeta que habitamos.

Llegó con el mensaje de un Salvador porque lo fue y lo es.

Precisamente los animales “superiores” fueron quienes no lo comprendieron y mucho menos lo comprenden: prueba de ello que lo visten en oro, plata y piedras preciosas cuando, insistimos para dejarlo claro, por seguro que habrá pasado por las más insospechadas penumbras padeciendo incluso, la procesión luego ser torturado a latigazos, obligado a llevar la cruz con la cual sería asesinado y martirizado.

Al Salvador muchos jamás lo llevaron dentro de su alma. Recitaron aquello que saben de memoria.

Pero su mensaje fue y es mucho más que un Padre Nuestro o un Ave María; es mucho más que hostia dominical.

Jesús –de Él estamos escribiendo- entregó su vida padeciendo hasta lo insoportable para que todos seamos hermanos y nos amemos entre nosotros sin distinción de clases, razas, religiones, nacionalidades.

Cristo nos trajo el mensaje que “Todo hombre es mi hermano”, pretendió enseñarnos amar al prójimo como a ti mismo.

No fue Él quien vivenció la Parábola de Lázaro y el Rico que nos legara San Lucas. Para Él y sus enseñanzas tanto uno como otro, deberían sentarse a la misma mesa compartiendo el alimento y no que Lázaro comiera las migas que se caen del plato de quienes viven de festichola una tras otra.

El desquicio vino luego y en la ciudad de Buenos Aires cuando vemos a una familia tirar de un mismo carro, recogiendo cartones por el que le pagarán míseras monedas por kilo, comiendo de los tachos de basura, cuando vemos familias enteras que yendo a buscar aquello que arrojan cercano al Mercado Central, todo esto significa sin más ni menos que al Salvador lo tienen colgado de la pared pero no dentro de sus corazones.

Todo esto significa que una y otra vez lo volveremos a asesinar allá en la cruz donde fue clavado de tal modo que sufra más y más.

Jesús no llegó para que lo vistan en oro y piedras preciosas. Legó para anoticiarnos que la humanidad va de mal en peor, que es necesario un cambio, que la vida es servicio a los demás y no servirse de ellos.

Buscó redimirnos de los pecados, de no olvidarnos de quienes padecen enfermedades, miserias, injusticias.

Este es el mensaje de Nochebuena y cuando en la Última Cena lavó los pies a sus discípulos.

Pudo hacer que se los lavasen, pero no.

Su Mensaje fue muy otro: la hermandad.

El desquicio llegó luego cuando se recitó su Mensaje pero jamás se lo llevó dentro de sus corazones.

Publicado día 24.12.2017

Mira también

CORRALÓN DE CHACARITA, apuntes para su historia

EL CORRALÓN DE CHACARITA al que algunos rebautizaron  como “Villa Fraga” es toda una historia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *