Inicio / Todas / Notas de Opinion / EL PAPA FRANCISCO, UN MUNDO PARA Y CON TODOS

EL PAPA FRANCISCO, UN MUNDO PARA Y CON TODOS

No se trata de estar a favor o en contra de uno o de otro. Pero de lo que sí se trata es de estar con los más débiles para que esta sociedad del Don Pirulero (cada cual atiende su juego y el que no, se jode) deje de ser tan descartable e inicie el camino hacia la reedición del Concilio Vaticano II buscando cumplir con su mandato que es la opción preferencial por los pobres.

Si Francisco tuvo el coraje de proponer y llevar adelante el llamado a acabar con el “Vaticano-centrismo” (recordemos que pasó a retiro a Bertone que durante años fue el Jefe de Gabinete de la Iglesia temporal –la que hace negocios con la cruz- y más que eso, el que movía los hilos de todos los entuertos de Roma, ¿qué es lo que hace la dirigencia nacional  que verticalizan hasta el límite de lo tolerable sus espacios políticos?

Por qué nuestro querido Papa Francisco puede y lo está haciendo de a poco, renovar a la Iglesia para que ésta más que temporal sea la Iglesia Trascendental (que es la que cumple con el mandato cristiano del amor sin hacer diferencias entre el poderoso y el necesitado auxiliando a la familia pobre que no tiene pan y dando esperanzas de un mañana distinto a la familia rica que está triste)

¿Por qué Francisco puede y la dirigencia nacional no puede? ¿No quiere, no puede o no sabe? (como decía Don Raúl Alfosín) o acaso como expresó Néstor Kirchner deja sus ideales en el contenedor de residuos al asumir sus cargos?

Reiteramos: ¿Por qué si Francisco puede e intenta renovar a la Iglesia y la dirigencia nacional trata de olvidar qué es renovar? La renovación es volver a las fuentes, no lo olvidemos.

¿Por qué la Madre Teresa de Calcuta encontraba soluciones para aquellas niñas que sólo pueden vender su cuerpo y aquí cierta clase dirigente proyecta sus miserias en ellas?

¿Cuándo se aceptará que María Magdalena era muy posiblemente –aún se discute esto- la pareja de Jesús o no lo era?

Muchas cosas debe explicar la dirigencia tanto sea política, empresarial, militar o la que fuere y más que explicar debe asumir su narcisismo, su verticalidad y la obligación de subordinarse a las conveniencias de unos pocos y la desgracia de muchos.

Francisco está llamando a una revolución cultural en una de las Instituciones que llegó a martirizar a quien cuestionaba lo mínimo o lo insignificante y nuestra clase dirigente ni por asomo piensa en eso?

Un último deseo: ojala nuestros dirigentes se comprometan con Francisco y que el Papa les escriba o les exija cumplimiento de su plataforma electoral.

O ¿Tal vez seguiremos estando condenados a ser tan sólo hombres pero nunca personas?

Mira también

LA VIDA ES SERVICIO A LOS DEMÁS Y NO SERVIRSE DE ELLOS.

UNA VEZ ME DIJERON QUE SE PUEDE LLORAR CON LAGRIMAS Y TAMBIÉN CON EL CORAZÓN: …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *