Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / EL TERREMOTO DE SAN JUAN DE 1944

EL TERREMOTO DE SAN JUAN DE 1944

1944, San Juan: Aquel otro desastre natural

Curiosidades históricas del Palacio Legislativo Un sismo devastó a la capital de San Juan la noche del 15 de enero de 1944. El Palacio Legislativo fue el centro nacional de la ayuda a las víctimas que contribuyó decididamente a la reconstrucción.

Buenos Aires, verano del año 1944. La noche del SABADO 15 de enero, el vicepresidente de la Nación y su amigo el ministro interino de Guerra, mientras estaban en el estadio Luna Park dispuestos a presenciar la pelea boxística de fondo, fueron informados de que a las 20.50 se había producido un movimiento sísmico de 7.4 en la escala de Richter con epicentro en la zona oriental de la provincia de San Juan.

 En pocos segundos quedaron destruidas más del 90 % de las edificaciones. Apenas entre 30 y 40 casas permanecieron intactas. De inmediato se interrumpieron los servicios públicos y sobrevino el caos. Al día siguiente, aproximadamente 4 mil cadáveres fueron apilados y por recomendación de las autoridades sanitarias se los quemó para evitar epidemias. El 10 % de la población fue arrasado, murieron 10 mil personas y otras 12 mil resultaron heridas. Más de mil niños quedaron huérfanos y otros cientos fueron separados de sus padres que aún vivían.

 El fenómeno natural fue de tal magnitud que tenía muy pocos antecedentes en el mundo: similar al de San Francisco –EUA-, en 1906; y a los que asolaron Tokio y Yokohama –Japón-, en 1923. Evidenció no solo la debilidad de las construcciones, casi todas de adobe; sino la anemia de las instituciones locales y sus dirigentes, sobrepasados por la dimensión de la catástrofe. La intervención del Estado nacional mancomunado con el provincial fue inmediata. El ejército, a través del comandante de la región de Cuyo, coronel José Humberto Sosa Molina, brindó seguridad, removió escombros, retiró víctimas, limpió rutas y organizó el auxilio. Simultáneamente, dirigido por el director nacional de Salud se puso en marcha el mayor operativo sanitario de ayuda que registra la historia argentina en el que, incluso se estableció un puente aéreo con Santiago de Chile.

Al otro día, en representación del presidente Ramírez, Juan Domingo Perón habló al país por la cadena radial, era la segunda vez que lo hacía en menos de dos meses. Informó de la situación y anunció la realización de una única colecta oficial de ayuda a las víctimas convocando a toda la ciudadanía, especialmente a las organizaciones sociales, a reunirse el LUNES 18 en el actual Palacio Legislativo de la Ciudad de Buenos Aires, por entonces, sede de la Secretaría de Trabajo y Previsión que desde hacía 49 días conducía el coronel.

 Expresamente encomendó la supervisión a un equipo de oficiales que tenían la experiencia de coordinar acciones de auxilio ad hoc en tragedias anteriores. A las 10 horas de producido el sismo, Perón despidió en la estación ferroviaria de Retiro una formación especial con médicos y suministros.

 El lunes 17 viajaron en tren a San Juan el presidente de la República y sus ministros de Hacienda, Ameghino; y Obras Públicas, Pistarini. También una delegación de la Secretaría encabezada por el Dr. Mario Videla Morón para organizar la distribución de los elementos. Por la tarde, en el recinto del ex Concejo Deliberante se concretó la primera reunión con casi seiscientos líderes del comercio, la industria, los medios de comunicación, el deporte y los sindicatos para instrumentar acciones desde la Capital Federal. Se constituyó la Comisión Nacional Pro Colecta para canalizar la participación popular y se habilitó una oficina especial en Perú N° 130.

 Además, se recibieron donaciones en efectivo por Perú N° 190, y se abrió un registro de voluntarios entre quienes tenían 18 y 30 años y querían trasladarse a San Juan. Actrices y actores resolvieron recorrer las calles con alcancías acompañadas de un marinero y un soldado, y la realización de un gran festival benéfico en el Luna Park. Aquella acción solidaria con las miles de personas que estaban sufriendo, uniría definitivamente a Perón y Eva Duarte.

 El martes 18 fue día de duelo nacional, por lo que no hubo espectáculos ni diversiones públicas, y el gobierno temiendo disturbios y enfermedades dispuso la evacuación de la capital sanjuanina. En cinco días fueron trasladadas más de 21 mil personas, decenas de miles por ferrocarril en trenes especiales, cientos en camiones. Tan solo Mendoza recibió 18 mil refugiados.

 “Estamos en el cuarto día de actividad. Se han reunido ya por contribución popular ocho millones de pesos en efectivo. Se han recibido importantes donaciones en mercaderías cuyo valor alcanza también a 17 millones de pesos. Hemos enviado para atender las necesidades de San Juan, veinte trenes con una carga total de 600.000 kilogramos integrada por víveres, ropas, medicamentos, instrumental quirúrgico, camas, colchones y otros enseres reclamados con urgencia. Utilizando aviones del ejército, la armada y empresas particulares, se ha remitido gran cantidad de elementos sanitarios, así como personal técnico. Mucho nos queda aún por hacer”, dijo al país por radio el Secretario de Trabajo y Previsión la noche del miércoles. La obra de la Secretaría fue enorme. Diariamente proveyó alimentos a 45.000 sobrevivientes y 18.000 refugiados. A Retiro arribó el prime r tren con evacuados y Perón les dio la bienvenida. La mayoría pobres, porque los ricos habían buscado refugio en el campo o fuera de la provincia.

 El Presidente de la Nación visitó el Palacio Legislativo para interiorizarse personalmente de las tareas de ayuda, el viernes 21 por la tarde. Vio cómo se recibían las donaciones en efectivo y en especies y el trabajo de los empleados que las acondicionaban para enviarlas a San Juan. En el Recinto fue saludado por artistas. En el cuarto piso funcionaban las oficinas de fiscalización del dinero recibido, por medio de máquinas automáticas facilitadas por el Banco Central, el Banco de la Nación y el Ministerio de Hacienda, como así también por una compañía importadora. Además, observó la oficina técnica abocada a un anteproyecto para la reconstrucción de San Juan que sería propuesto al Ministerio de Obras Públicas. Estuvo donde se atendían los pedidos para adoptar niños huérfanos sanjuaninos, y en la planta baja, en el depós ito de medicamentos y donde se clasificaban elementos sanitarios.

 Tres mil obreros se abocaron a las demoliciones. La provincia eligió los lugares y Nación aportó una cuadrilla móvil que montó 2.000 unidades de fibrocemento provisorias, fuera de la capital sanjuanina. En dos meses se levantaron 2.522 casas de emergencias, 2.100 casillas, se reconstruyeron 6 salas del Hospital Rawson y se aumentó su capacidad con 8 salas más de emergencia, se habilitaron 6 colegios, 5 escuelas, un edificio para correos y telégrafos, 3 iglesias, etc., etc. Se edificaron 20 barrios suburbanos con servicios de obras sanitarias, las calles no tenían escombros y los caminos estuvieron reparados. El Ministerio de Obras Públicas de la Nación plantó 22 mil árboles, duplicó la capacidad instalada de cañerías de agua y cloacas y en total, gastó en San Juan 22 millones de pesos, casi el doble del presupuesto provincial del año anterior. Por s u parte, Sosa Molina resolvió que se haga la vendimia –vital fuente de trabajo para los sanjuaninos más pobres-, que las bodegas mendocinas adquieran el stock y fijó los precios.

 El 4 de abril de 1944, en un acto efectuado en la Casa de Gobierno, Perón puso en manos de su amigo Edelmiro Farrell –con quien había compartido el ringside la noche del fatídico sábado boxístico en el Luna Park, devenido en Presidente-, el dinero recaudado hasta ese momento en la Colecta Pro Víctimas del Sismo de San Juan. La suma era de $ 33.155.760,59 m/n. Así se desarrolló una de las mayores gestas solidarias que protagonizó el pueblo argentino. El Palacio Legislativo de la Ciudad de Buenos Aires desde el año 2011 Monumento Histórico Nacional, es su testigo inmutable.

 H.D.Vargas

Curiosidades históricas del Palacio Legislativo

Imagen destacada, gentileza de la Legislatura porteña

Mira también

ELOGIO DE LA INMIGRACIÓN AFRICANA EN EL RÍO DE LA PLATA (Parte II)

No sólo la población africana sirvió en primera fila como soldados en la guerra de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *