Inicio / Todas / Notas de Opinion / EN ESTOS TIEMPOS…

EN ESTOS TIEMPOS…

No nos cabe duda alguna que este 2018 es un año bastante profundo en cuanto al futuro que debe –o debería- marcar el horizonte de los próximos.

Se debate por los derechos del niño por nacer y sin que por esto tomemos posición alguna, nos preguntamos por los derechos de las familias y los que ya han nacido: tan sólo caminar por las ciudades nos muestra el abandono de los gobiernos –aquí y en todas partes- de esos derechos: el alimento obtenido de los tachos de los desperdicios, el habitar en lugares inhóspitos sin agua potable, sin ningún servicio público que aumente la calidad de vida, nos obliga a preguntarnos las razones de la diferencia entre el niño por nacer y el ya nacido.

Nos preguntamos por qué se atiende a uno y no al otro; por qué se atiende la vida del que aún no nació y se deja a la buena de Dios al que ya nació.

¿Qué es realmente aquello que se debate?

Un aspecto muy preocupante por cierto es que en las últimas semanas ese debate se ha convertido en una discusión donde se visualizan dos trincheras, dos pozos de zorro digámoslo así y en donde no existe el debido respeto entre ambas propuestas y en este sentido, se permanece en los mismos hechos que han escrito una página tras otra en nuestra historia.

En otro orden de cosas transitamos unos meses en los cuales se mencionan aportes no declarados en las campañas electorales, cuadernos de la corrupción –cohechos como le llama también- estimando, decimos nosotros, que tiene una cara ligada a los derechos del niño por nacer y el ya nacido.

Dinero que se usa indebidamente es necesario usarlo para la inclusión social (en los dos casos, el niño por nacer y el ya nacido) y más aún que los índices de pobreza han aumentado exponencialmente.

Estos tiempos se han vuelto muy particulares sin lugar a duda los femicidios, la inseguridad, los robos y asesinatos que enlutan a diario nuestra realidad, por seguro que imponen un estudio respecto a las posibles soluciones.

Toda etapa en la vida de un país conlleva sus propias características que puede o no que ver con los hechos del pasado. Pero en estos casos por la profundidad que presentan se imponen soluciones o posibles soluciones representando las mismas en cuanto a las conclusiones un aspecto ineludible.

Desligar entonces los derechos del niño por nacer y el ya nacido; desligar los derechos de las familias a ciertas y efectivas condiciones de calidad de vida, son una parte –muy importante por cierto- que engloba a una sociedad necesitada de hechos.

Publicado en nuestro portal 8.8.2018

 

 

 

 

Mira también

REBELARSE CON AMOR, UN TEXTO DEL PADRE OPEKA

Nacido hace 70 años en el partido bonaerense de San Martín, Opeka es miembro de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *