Inicio / Todas / Noticias de la ciudad / ESTELA MORANDI, DRA EN SOLIDARIDAD

ESTELA MORANDI, DRA EN SOLIDARIDAD

“El lunes murió, de manera repentina, la mujer que estuvo 20 años al frente de la Unidad de Catástrofes del SAME; salvó vidas en los atentados a la Embajada de Israel, la AMIA, Cromañon, y la Tragedia de Once. Tras el silencio de los medios sus colegas decidieron homenajearla haciendo sonar sirenas durante diez minutos” , nos informa www.diariodigitaldelsur.com. agregando luego: “(…)Estela Morandi murió en su casa el 13 de abril, de manera repentina. Tenía 60 años y desde hacia 20 era jefa de Catástrofes del SAME. Durante todos esos años que llevó el ambo verde participó en las tareas de rescate de los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA, en el despiste del avión de LAPA, en el incendio de Cromañon y en la Tragedia de Once. Sin dudas, éste último hecho es el que llevarán grabado sus compañeros de trabajo por siempre. Mientras salvaba vidas, en ese escenario, Morandi lloró, se secó las lágrimas y siguió trabajando sin parar durante doce horas; puso todos los recursos del SAME a disposición y ayudó a rescatar a más de 700”

Por seguro que estas escasas palabras no alcanzan a configurar la imágen de quien fue “el otro” siendo ella misma.

Su vocación fue más allá de muchas cosas.Una de ellas la demostración palmaria que en la vida existen otros valores que repetir incansablemente a través de algunos medios tan sólo la desgracia, el desánimo, la impiedad. Existen valores y una lucha silenciosa que pone el acento en el sujeto tomando el predicado tan sólo como un accidente.

Médica tocoginecóloga y legista egresada de la Universidad de Buenos Aires, Morandi ingresó en el departamento de Urgencias del Hospital General de Agudos José María Penna en 1987.

Se desempeñó en hospitales públicos, en guardias y ambulancias, hasta que se inclinó por la emergentología y llegó al SAME, donde trabajó durante 20 años y era su jefa de Catástrofe.

Toda su vida fue precisamente esto: demostrar que el trabajar sin cansancio para que el otro no sufra o se recupere.

Médica tocoginecóloga y legista egresada de la Universidad de Buenos Aires, Morandi ingresó en el departamento de Urgencias del Hospital General de Agudos José María Penna en 1987.

Se desempeñó en hospitales públicos, en guardias y ambulancias, hasta que se inclinó por la emergentología y llegó al SAME, donde trabajó durante 20 años y era su jefa de Catástrofe.

Hay que tener un optimismo de elegidos para llegar allí donde el otro esta sufriendo, donde el otro está rogando ayuda. Así fue ella: amada por sus subordinados, por su esposo también médico, por sus hijos y por sus perros que no paraban nunca de acosarla al verla llegar.

Es que una persona que desparrama amor, recibirá amor. Quien desparrame odio recibirá odio.

Quienes la acompañaron a su último momento hicieron sonar las sirenas de sus ambulancias durante 10 minutos a la forma de una despedida a esta cristiana que desde la filosofía no deparó en ninguna otra cosa que la ayuda a quien la necesitó.

¿Qué más decir en estas apretadas líneas si ya la vida de Estela Mirandi lo dice todo?

 

 

 

Mira también

BAFICI, festival del cine independiente Iº parte

  Con toda sinceridad expresamos nuestro pensamiento que un grupo social y en aumento en …