Inicio / Todas / Vecinos necesarios / FALLECIO UN UN VECINO COMO POCOS…

FALLECIO UN UN VECINO COMO POCOS…

Agradeciendo muy sinceramente la información detallada sobre el fallecimiento de DON ENRIQUE LISCHIF y utilizamos el significado a la antigua de “DON” porque implica el respeto que supo despertar en amigos, vecinos y colegas.

Gracias a Carlos Gabaldón del periódico de Villa Crespo y de Victor Pais del vecino barrio de Paternal editor del periódico Tras Cartón, nos enteramos sobre su fallecimiento y que como dice Victor Pais, falleció con las botas puestas este hombre e incansable caminador de las calles de su barrio.

Don Enrique no fue uno más ni dentro del campo de los colegas, ni el de los vecinos, familiares o amigos: fue un ejemplo de vida, de un caminador, de un luchador por las cosas simples y que en determinadas circunstancias se convierten en causas mayores.

Caminador de 100 cuadras diarias, iba con su carrito lleno de “Vínculos Vecinales” cuadra por cuadra, negocio por negocio, llevando y entregando el ángel que todos tenemos, siendo el suyo el de un amigo y de quien no habla de las cosas de su barrio sino que muchas cosas que pasaron él las vivió.

Enrique fue eso, nada más ni nada menos que un vecino, de una persona de bien, de 86 años vividos como deben vivirse tal cantidad de años.

Conociéndolo estamos seguros que dejó una huella, una marca imborrable, de aquellas personas que jamás se darán por vencidos.

“Refundado en 1985 por el propio Enrique, Vínculos Vecinales es (¿fue?) uno de los medios barriales más antiguos de la ciudad (el Nº 376, correspondiente al pasado septiembre, fue el último que Enrique nos dejó). Decimos “refundado” porque el periódico había tenido una relativamente breve primera etapa aproximadamente a fines de la década del 50 como órgano de prensa de una comisión vecinal de la que Enrique era un activo miembro”, dice TrasCartón, y no falta a ninguna falla de certeza.

No hace falta independizar un país o alguna obra mayúscula para quedar en la historia si tener una idea clara sobre aquello que se ama y se quiere. Y Enrique tal como el “corre Caminos” sabía aquello que quería, un barrio, una ciudad, integrada e inclusiva. Tal como el dibujito animado que corría para que no lo agarraran, Enrique corria por el sendero de un ciudad o un país para todos, y en donde los chicos pobres que no tienen pan y los chicos ricos que están tristes puedan tener la igualdad de oportunidades para su desarrollo personal.

Cada uno de sus periódicos editados con mucho sudor dejaban el cristalino mensaje de un hombre probo que no malgasta su tiempo en zonceras.

Desde estas páginas le enviamos nuestra gratitud por haber vivido una vida como merece ser vivida; estamos seguros que por todo lugar por donde pasó no existirá nadie que lo olvide.

Por último y a modo de nuestro sentimiento hacia él, queremos reproducir su historia y que extraemos de Tras Cartón:

“Casi siempre viví acá, en Floresta; estuve un tiempito alejado pero después volví. El barrio es mi fuente, aquí empecé, aquí voy a terminar“, aseguraba en una entrevista que la periodista Natalia Saavedra le hizo para nuestra cooperativa en septiembre de 2011. Y también decía: “El periódico se transformó más que en un medio de vida en una forma de vida, porque siempre me gustó movilizar, caminar, relacionarme, comunicarme, y esta actividad me empuja a eso. Me ayuda a mí y a la gente que está haciendo algo a difundirlo. Entonces sigo jugando; si le tengo que dedicar 24 horas, no lo siento, porque no persigo una finalidad económica sino que estoy haciendo algo que es parte de mi historia, que disfruto”  

Por todo lo que hemos afirmado, sólo nos resta decir “Gracias Enrique” y con esto decimos todo.

iMAGENGENTILEZA DE WWW.TRASCARTON.COM.AR

Mira también

PROGRAMA CULTURAL DESDE LOS BARRIOS

Hace años que propusimos cambiar el Programa Cultural en Barrios por otro que se llame …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *