Inicio / Todas / Notas de Opinion / EL PAPA FRANCISCO PATEA EL TABLERO

EL PAPA FRANCISCO PATEA EL TABLERO

Don Jorge Mario Bergoglio, Francisco I, una vez más desde uno de los centros más verticalistas cuando no corrupto y conservador, ataca el corazón misma de una Institución que ha pactado con Adolfo Hitler y que participó activamente en el genocidio de quinientos mil habitantes originarios de nuestro subcontinente latinoamericano.

El Papa lo dice desde la cuna misma del vaticano-centrismo cuestionando severamente al capitalismo neoliberal y diciendo casi textualmente, que éste mata más que las pestes.  No lo dice cualquiera de nosotros, hombres vulgares y comunes, LO DICE EL PAPA FRANCISCO I.

Pero no queda ahí su mensaje que será el mensaje del Siglo XXI, ya fracasados definitivamente el marxismo y el liberalismo en sus versiones antiguas o modernas, doctrinas gemelas al fin y al cabo, el Papa llama a la organización del hombre, de un grupo de hombres y de toda la comunidad (Ver Encíclica Papal “Desarrrollo de los Pueblos” de Paulo VI), pero con otros valores sin guerrear por el control del Estado para gozo de una pequeña cúpula de una u otra doctrina.

Francisco nos habla del amor, pero no del amor en abstracto sino en concreto. Amor hacia el enfermo, hacia el desposeído. Y ese amor, entonces, se convierte en la Tercera Posición llamada a convertirnos en el mundo entero en personas ya que Dios nos hizo tan solo hombres. 

Amor hacia el que sufre las desigualdades y la marginalidad, a quien tiene HIV, a quien esta enfermo de lepra o cualquier otra peste. Amor hacia el drogadicto .

Francisco I nos dice en concreto que el capitalismo neoliberal solo trae miseria e indigencia porque aquello que es de todos se los queda unos pocos.

Francisco actúa como Jesús cuando multiplicó el pan ante una comunidad hambrienta.

Pero que hace una parte del resto? 

Sólo propone achicar el gasto público, achicando el Estado para agrandar la Nación (de ellos), vetusto mensaje que en la Argentina nos llega desde los ascendientes mismos de Alfredo Martinez Hoz.

¿Y los de la otra orilla? mantener un férreo control del Estado simulando una pretenciosa justicia social pero que te corta la lengua si decís algo inconveniente (para ellos).

Así administran quienes piensan que el Estado ha caducado en su forma democrática. Ambos, marxismo y liberalismo, antiguo o moderno, sólo conciben un Estado tiránico, jamás benefactor al extremo que cualquiera que proponga otro modelo queda a la izquierda de un fascismo disfrazado de demócrata.

Y que no quepa duda… 

Hoy Francisco está construyendo la Iglesia como lo hiciera San Francisco de Asís, embarrándose las manos y los pies, donde entren todos, los ricos y los pobres comulgando en una sociedad de nosotros (no de los otros)

 

 

 

Mira también

EL RAP VILLERO, SU ENTORNO BARRIAL (Parte Iº)

Reflexiones sobre la urbanización y el respeto por la cultura villera   A partir del …