Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / GABRIELLA RONCORONI, UNA VECINA NECESARIA PARA ESTE SIGLO NUEVO

GABRIELLA RONCORONI, UNA VECINA NECESARIA PARA ESTE SIGLO NUEVO

En esta edicion compartimos parte de su legado, Su vision como Gran educadora, para la PAZ.

Este articulo fue escrito en ocasión de la huelga de las mujeres en USA del 26-27 de agosto 1970, En aquellos años ella militaba en el feminismo, primeramente en el C.I.C. (Centro de Investigaciones y Conexiones sobre la comunicación Mujer-Varón) y luego en U.F.A (Unión Feminista Argentina), además del MLM. Las mujeres unen sus B A S T A

Las mujeres de todo el mundo -que lo quieran o no- han empezado una revolución cultural de un alcance imprevisible en la historia de la especie humana. En cada cultura, en cada bloque, en cada país, se dará con distintas características y estrategias pero hay unos puntos fundamentales y comunes que hemos de elaborar:
I. el conocimiento de nuestro pasado; II. el conocimiento de nuestro presente;
III. el conocimiento de lo que pretendemos sea nuestro futuro.
ESTAMOS CONVENCIDAS QUE NUESTRO FUTURO SERÁ EL FUTURO DE LA ESPECIE: UNA ESPECIE MÁS HUMANA.

Por eso nos jugamos y damos la vida para ese futuro; desde siempre la mujer ha dado su carne al hijo y también su vida por la vida de él cuando el parto así lo exigía. La posición de la mujer de hoy que se enfrenta al varón y dice BASTA, no es una novedad en su historia, no es una ruptura. Al contrario, es el coincidir finalmente histórico, solemne, poderoso, sagrado, de los infinitos pobres BASTA de toda mujer, de todos los tiempos, en todos los rincones de la tierra: los BASTA! sofocados hasta ahora.

Que tengamos 16 años o 61, o más; y más si somos lucidas si somos mujeres – cualquiera sea el color de nuestra piel y el matiz de nuestra alienación económica o de nuestra alineación cultural, hemos tomado conciencia del sistema de castas que nos esclaviza esclavizando lo humano. Ningún partido, ninguna ideología denuncia la discriminación sexista que, al amparo de los derechos declarados, aumenta de hecho a medida que aumenta el numero de hombres que acceden a la esfera de las decisiones y del poder. Ningún partido, ninguna ideología, detendrá este crimen de mutilación de lo humano hasta que nosotras -las sofocadas en todos los puestos de conducción del mundo- no uniremos nuestros BASTA. Jamás ha creado nada el varón sino a través nuestro: nuestra carne o nuestro corazón, siempre nuestro APOYO. No puede crear sólo, ni física ni espiritualmente, (“cherchez la femme” se ha dicho). Sin embargo después parece dedicado a estropear solo lo que fue creado juntos. Su prepotencia parcializadora, violadora, discriminadora, colonizadora, DESTRUCTORA, tiene la característica del tiempo en que fue cazador; y cazador quedó, y además conquistador desde que se arraigó en un territorio que declaró suyo privado y se adueñó de la comunidad espontánea de las mujeres: y las mujeres fueron cosa suya. Cazador y conquistador y patriarca -homo homini lupus- por más que hable ahora de fraternidad, libertad, igualdad, o de democracia, o de socialización y comunidad. Cómo le vamos a creer nosotras que SABEMOS que no se integra ni quiere integrarse donde primeramente, ontológicamente ha de hacerlo, es decir, en el absoluto irreductiblemente “OTRO” que es el otro sexo?

Dicen que los revolucionarios se forjan en las cárceles: toda mujer que ha amado sabe de cárcel y sabe de revolución.
El varón no reconoce ni vive la indispensable complementariedad de la “otredad” reciproca: si no la asume ni a través de lo que es signo inscripto para siempre en nuestra carne sexuada, si no la asume ni a través de lo que es signo inscripto para siempre en nuestra carne sexuada, si no la asume ni a través del amor -no se asocia con su mujer- ¿de dónde nacerá entonces el HOMBRE NUEVO capaz de re-conocerse, asumirse, complementarse, en la diversidad sin explotación? ¿Nacerá de estos padres-solteros, hijos de patriarcas, hijos de Caín?
La explotación del hombre empieza y terminará con la explotación de la mujer por los varones: se interrumpirá ahí donde empezó, cuando todas las mujeres unidas hagamos una comunidad de BASTA!
Este BASTA tenemos que vivirlo unidas porque sólo así empezaremos a hacerlo vigente. Milenios de lágrimas, de indignación y de impotencia, y la abjección de la impotencia masticada con soledad pero nunca solas, sino invadidas, burladas, sofocadas: clavando nuestras uñas en nuestra propia otra mano: MILENIOS DE INSOLUBILIDAD A ESCALA INDIVIDUAL han preparado una fuerza política que seguramente tendrá la última palabra sobre la tierra cuando, (no sabemos cuándo) encontrará su forma de expresión.
No se sabe si hay vida en otros planetas, ni bajo que forma:
Pero aquí éramos DOS formas de SER HUMANO y para ser uno en el amor.
El amor tenía que ser la comunidad más radical, la primera verdadera COMUNIDAD CREADORA.
UN SOLO PAR maravillosamente reproductor de formas y seres y SER por su misma dialéctica interna de desdoblamiento, atracción y fusión.

Pero no se hizo uno en el amor: SE HIZO UNO EN EL DOMINIO.
Y la polaridad se hizo contradicción.
Ese primer eslabón aberrante destruye en cadena todo lo que el fuego del amor construye. Y el fuego se hace sueño y no vida: la vida es truncada por el sistema de dominio por castas y sus cadenas.
La raíz de todo imperialismo es la irreducible opresión nuclear de lo masculino sobre lo femenino.
Estamos descubriéndolo
Estamos denunciándolo
Estamos resistiéndolo
“MUJERES UNIOS Y RESISTID!” proclaman las más adelantadas: y mientras resistimos cada una en su lugar -sin solución individual pero ya con conciencia colectiva- acumularemos fuerza nuclear de ENERGIA HUMANA para ese mundo nuevo en que nosotras compartiremos la responsabilidad y el poder: que será PODER SER: P O D E R D E L S E R.
No ya el poder de las fuerzas brutas, las fuerzas del ancestro que fue bestia; la bestia de la que el macho -aunque inocentemente o inconcientemente- heredó la necesidad de SUJETAR a la hembra para poder acoplarse; y la hembra heredó la SUJECION AL DESEO.
Si pensamos que toda la historia cósmica con su evolución, de lo inorgánico a lo orgánico, y de ésto a lo animal, y de lo animal a lo HUMANO, desemboca en NUESTRA CONCIENCIA y a ella debería sujetarse: pensamos que nadie puede decir “mi conciencia” porque nadie es humano en cuanto solamente varón o solamente mujer. Nos sentimos entonces con derechos de esperar algo. El día en que el varón recapacite (y será a las malas como todo “poderoso;” será diciéndole NO, después de tantos SÍ, SÍ, SÍ, de día y de noche sin más efecto que fortalecerlo en sus pre-dominancias animales) el día que recapacite, que interrumpa su carrera de poderoso unidimensional, de s c u b r i r á toda su mentira?
La infinita mentira de todos sus “nosotros”: PORQUE JAMAS EXISTIO UNA CONCIENCIA INTEGRADA ENTRE LAS DOS MITADES DE LO HUMANO CON DERECHO A PRONUNCIAR LA PALABRA: N O S O T R O S.
Jamás se vivieron ni asumieron como DOS EN UNA SOLA ENCARNACION los hombres y mujeres en la economía de la Energía Humana.
Entonces nuestro primer basta es:
B A S T A M E N T I R !
“Basta mentir!” a todos los partidos, ideologías, sistemas, religiones, estructuraciones, instituciones, etc. “BASTA!” a las concepciones y a los cambios que no arranquen de aquí y con nosotras: con nosotras no de palabra, sino de hecho. Con nuestro punto de vista, nuestra experiencia, nuestro programa, nuestra forma de ser. Compartiendo no de palabra sino de hecho, las elaboraciones y las decisiones: y su realización.

COMUNIDAD DE TRABAJO PARA COMUNIDAD DE GOBIERNO
No nos contentaremos ya nunca más por menos.
Cuando abrimos los diarios de todo el mundo y lo vemos a vosotros -los varones- reunirse o combatir, competir o traficar; y volver a reunirse entre vosotros solos, siempre tramando vuestro tejido unidimensional del más-tener, pensamos a la mujer que cada uno ha dejado detrás de la puerta de las asambleas, detrás de una puerta de nuevo. Siempre. Todavía.
Vosotros tenéis EL PODER; pero LA FUERZA, LA FUERZA DE LO HUMANO, QUEDÓ DETRÁS DE LA PUERTA CERRADA.
Habéis dejado entrar solo “vuestras” secretarias, “vuestras” intérpretes, los instrumentos más afinados del Men Power: “vuestro” haren de turno.
A nosotras, las con la puerta en la nariz, mirándolos un poco de lejos, nos parecían niños jugando; jugando a sacar chispas con piedras; niños con su corazoncito de la edad de la piedra. Y teníamos piedad.
Ahora no tenemos más piedad. Mientras jugáis a la política con vuestro corazón antiguo, estalla la complejidad del poder moderno que habéis dejado escapar de las manos: estalla ahí donde estamos nosotras.
Estalla la fuerza nuclear de la disgregación del átomo humano, y somos las madres, las hijas, las hermanas, las compañeras, la Mujer-mujer de siempre, que grita: CUIDADO! que golpeamos la puerta.
¿Somos incompetentes según vuestros esquemas violentos? Nosotras nos sentimos maduras, más maduras que cualquier especialista vuestro:
Porque hemos sufrido
hemos callado
OS CONOCEMOS!
Déjennos entrar.
Déjennos compartir la vida
O compartiremos la muerte
Se hace tarde.

 

Mira también

Mascotas de la Ciudad, ATENCION VETERINARIA Y CASTRACIONES

Desde el Gobierno de la Ciudad se realiza campañas para el respeto y el cuidado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *