Inicio / Todas / Noticias de la ciudad / HOGAR PIEDRALIBRE, 10 años sin respuestas…

HOGAR PIEDRALIBRE, 10 años sin respuestas…

Previo al 2 de julio de 2002 cuando se incendiara el Hogar Piedra Libre ubicado en pleno barrio de Palermo en la calle Carranza a pasos dela AvenidaCórdobay cuando los vientos ya soplaban un nuevo evento electoral, meses previos a este llamadola EmpresaAUSAa través de MEGAOBRAS S.A., otorga una donación con la finalidad de refaccionar una vieja casona bajo dominio dela AU3, la autopista faraónica inconclusa.

Desde aquel incendio al día de la fecha mayores son los interrogantes que las certezas resultando poco menos que imposible saber de cuánto fue la donación, en qué se lo gastó y por qué se privilegiaron determinadas refacciones sobre otras.

Lo certero es que producto del incendio fallecieron Luisito y Carlos Nahuel a quien nosotros no olvidamos (¿otros si por su condición social?). Lo cierto es que hubo casos como el de Yanina que huyó de la casa familiar harta de las insinuaciones sexuales su padrastro y que su madre la acusara de provocarlo.

Yanina era una pre-adolescente aún y cuando se la despertara de manera no muy amable en la estación Constitución, caminó y caminó casi sin parar hasta llegar a Carranza 1260 porque le habían dicho que allí le darían alojamiento.

Lo certero es que Carlos Nahuel se juntó con sus hermanitos allá en el cielo que por esas casualidades del destino también habían muerto en un incendio en la casona de chapas y  maderas que habitaban en el Gran Buenos Aires.

Lo cierto es que habitamos una sociedad donde las personas son descartables y más aún si son pobres y a casi una década de aquellos acontecimientos, como ya hemos dicho, mayores son las preguntas que las respuestas.

Una de las preguntas es ¿Por qué razón se clausuran locales comerciales si no existen matafuegos y se deja pasar por alto en aquellos locales bajo dominio municipal? ¿Alcanza la explicación que no había matafuegos porque no tenían presupuesto hasta el año siguiente?

Han pasado nada menos que diez años de aquellos acontecimientos que con certeza podríamos (aún exagerando) llamar la masacre de Palermo o el Cromañón barrial. Diez años sin respuestas, diez años en que para este cronista le resulta imposible saber quien autorizó la colocación de entrepisos de madera o no usar pintura inifuga, clausurar la salida de emergencia en el garaje para colocar otro entrepiso también a una altura desaconsejable y que si esto ocurriera en un local comercial haría que automáticamente se obligara a quitárselo.

Han pasado diez años y tampoco resulta posible averiguar los motivos de las rejas en los ventanales y más aún, ¿por qué los chicos que lo habitaban corrieron hacia la terraza y no a la calle como es lógico suponer ante un hecho de estas características?

A diez años de estos hechos cuando este cronista indaga sobre las preguntas formuladas en este suelto periodístico la única respuesta que recibimos es que está en proceso judicial. Proceso judicial que juzgará si se cometió algún delito pero no podrá sentenciar el desdén de algunos funcionarios que hacen honor al mal desempeño y más aún, que cultivan la sociedad del Don Pirulero (cada cual atiende su juego)

 

 

Mira también

ILUSTRACIONES ORIGINALES…

De tapas, ilustraciones originales de portadas de revistas   La muestra "De tapas" exhibe las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *