Inicio / Todas / Notas de Opinion / INTRODUCCIÓN AL TEMA Parte III : EL DERECHO A LA VIDA TAMBIÉN DEFENDER A LOS YA NACIDOS

INTRODUCCIÓN AL TEMA Parte III : EL DERECHO A LA VIDA TAMBIÉN DEFENDER A LOS YA NACIDOS

Sinceramente queremos comprender el tema del aborto pero no podemos. Francamente, no podemos.

¿Por qué en lugar de discutir tanto cuando existe la vida, ese Estado que por largas décadas estuvo presente y no precisamente, defendiendo los intereses de la gente, no discute las condiciones de vida de quienes ya han nacido y deben padecer el más severo abandono en algunos feudos provinciales y/o del conurbano bonaerense?

Es válido aclarar que Panchito Bergoglio, antes de ser Francisco I, se sentía feliz viajando en subte o comiendo un asado en la villa (lo que le valió que hoy se lo conozca como el PAPA DE LOS POBRES).

Nos preguntamos entonces qué les impide a los paya-dirigentes quitarse los lujosos trajecitos de confección hechos a medida e ir a conocer como viven los desheredados de la vida? Hay que ir siempre no solamente cuando les conviene.

Ésta en la enseñanza de Panchito Bergoglio: usó siempre los mismos zapatos y su voto de pobreza no fue una pose interesada.

Francamente no entendemos desligar la discusión sobre el aborto con los derechos de tantas pebetas a las que se las abandona a su suerte.

El derecho a la vida no pasa solamente cuando el óvulo es fecundado por el espermatozoide y comienza a gestarse una nueva existencia.

El derecho a la vida pasa por la que el Estado se preocupe por todos.

Hace años y más años en que poblaciones enteras son expulsadas de sus lugares de orígenes mediante el uso de pesticidas arrojadas desde las avionetas fomentando la soja transgénica y una vez acá en CABA o en el conurbano bonaerense  van a parar a donde pueden. Así nacieron los asentamientos que se duplicaron y cuadruplicados exponencialmente desde la llegada de la segunda década infame de los años noventa.

En síntesis para no abundar en palabras, no solamente afirmamos nuestra incomprensión en la separación sobre el derecho al aborto con el abandono de los ya nacidos y que parece que el Estado u otros, nadie se hace cargo.

Nos preguntamos finalmente si cuando nazca también se los arrojará al mundo de los desheredados de la tierra, de los cuales el Estado no se hace cargo en absoluto: porque ese Estado siempre esta presente según los intereses que defiende. Y, valga la aclaración, los intereses que defiende no son los de la gente, los de todos, sí de un minúsculo sector.

Publicado 27.02.2018

 

 

 

 

 

Mira también

DON ATA, UN EJEMPLO…

Don Ata… sí sin duda alguna fue un ejemplo y los es aún para muchos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *