Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / JUANITO LAGUNA Y RAMONA MONTIEL Antonio Berni cada día más inmenso

JUANITO LAGUNA Y RAMONA MONTIEL Antonio Berni cada día más inmenso

Quién diría que hace 40 años se fue al Cosmos en 1981… Que su vigencia es absoluta en espacio-tiempo, que sus obras generación tras generación son admiradas, estudiadas y aprehendidas por cada uno de aquellxs que quieran adentrarse en su mundo, sus distintos períodos… Y si contamos, que él Berni, ya era un representante de los que no tienen voz, comparto con el poeta que dijo: …»los artistas son los embajadores reales de los pueblos»… Don Antonio lo es sin dudas, el rosarino con ojos de lince y corazón abierto. Pudo ser el niño mimado de las élites, quedarse en cualquier metrópolis del mundo, y no, prefirió quedarse en medio de su pueblo. Como un gran aguaribay, permitiendo que anidaran en él y crecieran otras generaciones con miradas más sensibles… moverse dentro de lo humano, del trajín de los días.

Hoy lo disfrutamos en El Malba, el Museo Eduardo Sívori,  el Museo Nacional de Bellas Artes, la Colección Fortabat y en espacios  y museos, que se disputan el privilegio de poseer sus obras. 
Generosa obra y singular artista, desde sus collages, xerigrafías, xilocollages, objetos. Y la magia y la realidad corren igual de intensas desde un ayer, que queda lejano, pero no tanto, a un 1981, que no pierde vigencia muy a nuestro pesar.
Hay un octubre de despedida… 14 de octubre de 1981 que se transformó en plataforma de lanzamiento, como el cohete a la luna y el asombro y así lo seguimos admirando, alucinando tanta creación, o tanta realidad. En cada surco, pinceladas generosas como la inmensa tela que albergaba cada obra, nos dan un pixel más de su genialidad. Ahora que las palabras van mutando hasta perder el sentido, él nos asombra simplemente con su genialidad, que también es identidad.
Rosario, su ciudad, lo vio nacer en 1905, el 14 de mayo. Descendía de familia  inmigrante italiana, vivió en la ciudad de Roldán, debido al fallecimiento de su padre. Ya conocía el trabajo unido al arte: vitralista a la edad de 11 años. Con 15 años expuso por primera vez, con 18 en la Buenos Aires exigente que de inmediato lo admitió entre sus pares. Con 20 años viajó a Europa, con estudios que realizó en Francia y España, donde sus exposiciones se celebraban, es amigo entre otros de Lino Eneas Spilimbergo. Se consagra en el Nuevo Realismo, donde André Bretón lo introduce previamente en el realismo, pero la historia lo instala en el movimiento en los años 30 y 40. Vertiginosos años de cambios fundamentales, guerras, rupturas estéticas, ya nada podía ser igual.   

Mira también

Mascotas de la Ciudad, ATENCION VETERINARIA Y CASTRACIONES

Desde el Gobierno de la Ciudad se realiza campañas para el respeto y el cuidado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *