Inicio / Todas / Noticias de la ciudad / LA CIUDAD Y EL DESAFIO SIGLO XXI

LA CIUDAD Y EL DESAFIO SIGLO XXI

“En 1744 Buenos Aires comienza a diferenciarse en cuatro zonas: el centro, área que rodeaba a la plaza central donde se ubicaban los sectores del gobierno, eclesiásticos y comerciales: los suburbios, dos áreas al norte y al sur separadas del centro de la ciudad por dos zanjas (la zanja de las Catalinas al norte y la zanja del Alto al sur), que eran barrios semiurbanos, ocupados por artesanos; por ultimo las quintas, un anillo de chacras y casas de veraneo que rodeaban a la ciudad y luego irradiaban a lo largo de las tres rutas principales hacia el norte, oeste y sur. El centro de la ciudad quedo definido por las zanjas, que constituyeron barreras físicas durante todo el periodo colonial, inundables en épocas de lluvias”, podemos leer en el portal elrincondelvago.com y que nos cuenta sobre nuestra historia aportando datos necesarios de saber.

Fue aquel Buenos Aires y este Buenos Aires actual el que desnuda su falta de armonía urbana o aquello que damos en llamar el microcentro y los barrios que son la parte de atrás.

Es parte de un país desarmónico donde encontramos una metrópolis en la cual todo se decide, se hace negocios, se planifica y por qué no decirlo, donde unos pocos convienen entre cuatro paredes que es lo que conviene a todos.

Desde este punto de vista, una real descentralización, un real funcionamiento de las nacientes comunas donde los comuneros no sean elegidos mediante antiguos métodos fracasados proclives a lo mafioso en algún caso o en acordar por arriba aquello que se puede definir por abajo, nos dirigirá abiertamente a una ciudad que crece con inclusión, con integración (Ver Jordi Borja) Porque crecer con tantas desigualdades en lo urbano, en lo social y en lo ambiental para expresarlo en términos reales, no es crecimiento real y a la larga o a la corta motivará nuevos conflictos.

Este 10 de diciembre de 2011 han asumido sus cargosla Señora Presidenta, sus ministros, los gobernadores provinciales, legisladores y demás.

Es de esperar que un cambio en las costumbres referidas a las decisiones públicas pero también un llamado a participar que también es decidir.

“La ciudad de Buenos Aires se fundo en las márgenes del Río de la Plata, un estuario amplio y poco profundo del río Paraná, justamente en el lugar donde la desembocadura del río de la Matanza, llamado Riachuelo, se une a aquella caudalosa vía acuática. Los colonizadores apreciaron dos características del lugar: un terreno bastante alto dado por una meseta baja que llega casi hasta el río y forma una barranca a pocos metros de la costa y un estuario profundo para anclar en el Riachuelo. Así la ubicación de la ciudad combinaba dos cosas: un puerto protegido, a la cabecera de la navegación de ultramar, y un sitio no inundable con buena defensa”

Buenos Aires fue creciendo, quién puede decir lo contrario, pero creció desde un microcentro empecinado en decidir todo, absolutamente todo y sin facilitar o promover la participación del vecino.

Crecer con armonía, con inclusión, promover la participación del vecino a través de sus instituciones es seguramente el gran desafío de las nuevas autoridades. Dejar los intereses sectoriales, los partidismos, cambiar los métodos, implica una necesidad vital de la nueva era.

De la capacidad para reflexionar un Siglo XXI diferente a los anteriores , donde la capacidad de desarrollo sea una realidad y no una entelequia dependen muchas cosas: en principio, la conformación de un proyecto para todos y no para unos pocos.

Este es el punto pero también el horizonte.

 

Mira también

ILUSTRACIONES ORIGINALES…

De tapas, ilustraciones originales de portadas de revistas   La muestra "De tapas" exhibe las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *