Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / LA RESERVA ECOLOGICA II Parte

LA RESERVA ECOLOGICA II Parte

La recuperación de la Reserva ecológica es también una medida que desde el pasado y el presente se proyecta hacia el futuro sin igual fuerza, más aún cuando el área metropolitana vivió por largos siglos dándole la espalda al río.

¡No sólo esto!

Creció hacia adentro construyendo y urbanizando aquello que encontrase pero olvidando, justamente, desde donde llegaban los urbanizadores.

Buenos Aires recibió los salvajes conquistadores españoles que vinieron a asesinar las poblaciones nativas llevándose todo lo que tuviesen a mano; los primeros inmigrantes quienes fueron cazados en África, fueron vendidos como mano de obra barata o sirviendo a las familias patricias en tareas domésticas o aprendiendo oficios para entregar el dinero obtenido a sus amos.

Frente a la Plaza Lezama donde ahora funciona un organismo municipal, hace siglos era el sitio elegido para que los traficantes de carne humana, los negreros, acopiasen a quienes habían sobrevivido en aquellas barcazas del demonio desde Europa hasta nuestra Ciudad.

¡Ni hablar cuando los afroargentinos regaron con su sangre en aquellas batallas por la independencia en los regimientos del General San Martín o en otras siendo carne de cañón en las contiendas entre los caudillos!

Posteriormente, llegaron las inmigraciones compuestas por españoles, italianos, judíos, turcos o europeos en general corridos por las guerras, el hambre y las desigualdades sociales en sus respectivos países de origen.

Y acá ya en el Plata fueron obligados a vivir amontonados en los infames conventillos a los que nos hemos referido en alguna oportunidad.

Una ciudad que nació de los barcos por apetencias de las familias patricias y oligárquicas decidió sencillamente porque les resultaba más productivo conquistar hacia dentro olvidando los ríos y regalando las mejores oportunidades que trae el mar a cualquier otra Nación que pescaba en nuestras aguas provocando un nuevo genocidio pero esta vez de peces, merluzas, no quedando exento ballenas y otros animales de tamaño imponente que bañaban nuestras costas.

Acerca de la obra realizada muy próximamente nos referiremos a ella. Solo diremos ahora (que) “… Durante la intervención se realizaron tareas de reacondicionamiento general, como pintura y limpieza. También se realizaron cambio de solados, de equipamiento urbano (bolardos históricos, barandas, bancos), incorporación de luminarias y nueva señalética, entre otros.

La puesta en valor del Paseo de la Rambla buscó recuperar el espacio que estaba en desuso”

Fuente de información: www.buenosaires.gov.ar

 

 

 

 

Mira también

LA CIUDAD MIRANDO AL RIO…

Resulta paradójico que una ciudad bañada por el río le dé la espalda y si …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *