Inicio / Todas / Notas de Opinion / LA SOCIEDAD DESCARTABLE Y DEL DON PIRULERO

LA SOCIEDAD DESCARTABLE Y DEL DON PIRULERO


La sociedad descartable significa arrojar a los que menos tienen por la ventana. La sociedad del Don Pirulero es aquella donde cada cual atiende su juego y el que no SE JODE. Ambas se juegan la propia dejando las necesidades comunes en el buzón de los recuerdos.

El Hogar Piedra Libre en Carranza y Av Córdoba donde fallecieron dos inocentes criaturas, de una pobreza total, habiendo una sola respuesta de la justicia: “Estamos investigando” (¿Desde el año 2002?). Habría que responderle al fiscal a cargo de la investigación que JUSTICIA LERDA NO ES JUSTICIA. Pero claro… como eran dos pibes de la calle… Nada importa

Después vino Cromañón que le costara la vida a tantos pibes y ahí si, la justicia hizo algo aunque no llegó a todos esa justicia como debería haber sido.  Pero claro como muchos de los pibes fallecidos venían de los más remotos lugares del conurbano bonaerense que en esa época los pibes iban al colegio no a educarse sino a comer, se castigó a los más visibles dejando de lado la “cirujía mayor sin anestesia” como decía el riojano.

En suma, conventillos que no pueden escapar del incendio y a diario mueren criaturas, mujeres y ancianos. ¿Nunca se le habrá ocurrido a un fiscal hacer una investigación o denuncia?

¡Para qué, si quienes fallecen son los que menos tienen!

Depósitos de documentación incendiados y que luego se confirma que el mismo siniestro fue intencional. ¿Que documentación se habrá perdido? ¡QUE LO SEPA DIOS!. Pero una vez más, dos personas sin el reconocimiento por el mismísimo derecho al trabajo fallecen.

El día 27 de abril de 2015 otro incendio, otra vez pagan dos niños.

Según Infobae así se desarrollaron los hechos:

“El taller, que era textil, se encuentra en las intersecciones de Páez y Condarco, en el barrio porteño de Floresta.
Los menores fallecidos son dos niños de 7 y 10 años.
El titular del SAME, Alberto Crescenti, confirmó las muertes de los menores. “Lamentablemente no pudieron salir. Daría la impresión de que vivían ahí, el incendio los agarró durmiendo”.
de 1987 y se retiró del Ejército el 30 de septiembre de 1997.

El taller textil clandestino del barrio de Floresta que hoy se incendió y donde murieron dos chicos de 7 y 10 años ya había sido denunciado a fines del año pasado por la ONG La Alameda.
La presentación fue realizada ante la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), donde se advirtiò de la presencia de 30 talleres en la Ciudad de Buenos Aires y otros cuatro en la misma manzana del siniestrado hoy en Páez 2796.
El incendio, que afectó a un subsuelo donde aparentemente dormían los pequeños, también produjo graves quemaduras a una mujer de 40 años que debió ser trasladada al Hospital Alvarez, según coincidieron en señalar voceros policiales y del SAME.
“Los dos niños varones fallecidos aparentemente estaban durmiendo y no llegaron a salir de la vivienda”, relató a los medios Alberto Crescenti, director del servicio de emergencia SAME.
Vecinos del inmueble, ubicado en Páez y Condarco, aseguraron que se “trata de un taller textil, con una de las puertas de acceso tapiada, donde vivían varias personas con niños”.
“Lamentablemente pudieron escapar los padres pero los niños no”, dijo Claudio Maggi, a cargo del operativo que realizaron bomberos de la Policía Federal.
En el lugar los efectivos se encontraron con máquinas para la confección de ropas, además de rollos de tela, elementos que confirmarían la existencia en el lugar de un taller aparentemente clandestino.
“Normalmente en estos lugares las instalaciones eléctricas son demasiado precarias y no habría que descartar que un cortocircuito haya sido el causante del incendio”, apuntó el jefe de los bomberos”

Lamentablemente no nos queda otra posibilidad de finalizar esta nota preguntando si la vida de los que menos tienen vale menos que un racimo de soja…

 

 

 

 

Mira también

EL ETERNO RETORNO

Los argentinos estamos condenados al eterno retorno que es el enfrentamiento entre facciones, pero lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *