Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / LOS CARNAVALES PORTEÑOS, la otra cara (Una introducción al tema Parte II)

LOS CARNAVALES PORTEÑOS, la otra cara (Una introducción al tema Parte II)

En momentos de la lastimosa idea que no deja de causar indignación; cuando los “sin ideas ni proyecto” sino tan sólo la salida y el salvataje individual (pero en la función pública que es lo lamentable) no dejan de hablar de bajar la edad de inimputabilidad penal, otros ya la aplican a diestra y siniestra ante el silencio de aquellos que miran para otro costado.

Esto es lo que pasó en la villa 1.11.14 en el barrio de Barracas y que por supuesto, muy poco espacio mereció la noticia.

Lo comprendemos, ¿a quien le puede interesar la vida de unos chicos? A muy pocos, más aún si son pobres…

Según el diario Perfil del 2 de febrero traía la infausta noticia de un grupo de la Gendarmería Nacional baleó a unos chicos que ensayaban para el corso de carnaval. Lo peor y más grave es que desde el Ministerio de Seguridad a un año de aquellos hechos a todas luces repudiables se dejó todo en eol olvido no sancionando a nadie ni pidiendo explicaciones.

Un año pasó y como si nada, todo es normal mientras se sigue hablando de bajar la edad pero muy poco o nada se dice de quienes mandan a robar a estos chicos desesperados por el consumo de drogas y el paco (la pasta base).

Además, explicó que se trata de "un corso familiar, que reúne cada noche unas 4.000 personas que se van renovando durante las 5 o 6 horas que dura la fiesta que venimos haciendo hace 18 años, durante cuatro de las diez noches de festejos, porque el resto salimos con la murga a recorrer los corsos de otros barrios".

Díaz reconoció que hay "cosas que se están haciendo desde la Comisión de Carnaval". Sin embargo, observó que los festejos se presentaron como "27 cortes en la ciudad, en vez de 27 corsos" y que desde la organización oficial "no se hace publicidad".

Anoche, nueve murgas desfilaron por el corso de La Gloriosa y una de ellas fue 'De Paso Cañazo', del barrio Villa Soldati. "La murga critica y habla de lo que pasa en los barrios, de tristezas y alegrías", relató Gastón, uno de los cantantes de esa murga. Además, sostuvo que "dar todo en carnaval es el sentido de la murga" traía la información la fuente citada más arriba.

Esta es la otra cara del carnaval porteño pero también la de aquellos que no toleran cualquier expresión si es que viene de los sectores populares como lo afirmamos en la Introducción a esta nota.
 

 

Mira también

EL MUSEO DE LA HISTORIETA Y UN POCO DE NOSTALGIA…

Dando rienda suelta a la nostalgia que no es cosa de viejos como alguien puede …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *