Inicio / Todas / Notas de Opinion / MADRE TERESA DE CALCUTA (Una lección que no aprenden)

MADRE TERESA DE CALCUTA (Una lección que no aprenden)

Reiteramos la pregunta: ¿POR QUE FRANCISCO PUEDE Y HACE PÚBLICO LO QUE DENOMINA “VATICANO CENTRISMO” (acaba de echar  a un obispo que vivía en la opulencia renunciando a los votos de pobreza que exige la doctrina cristiana) y aquí algunos pregonan el egocentrismo, verticalizando al máximo sus espacios?

Es que adhieren al ombriguismo o acaso será que que nacieron en la caverna platónica y no pueden ver (otras sombras, las suyas).

¿Cuando una crítica, equivocada o no, es honesta, sincera, no ofensiva, éso lo convierte en el enemigo? ¿Amigo es el que se somete, el que obedece, el que dice “le pertenezco”? ¿Amigo es aquel que sonríe aún ante la más elevada gansada?

Para Nietszche el espíritu del camello era obedecer sumísamente lo que le decían. Algunos no han avanzado ni siquiera a la conciencia del león que se rebela, tiene conciencia, pero por miedo termina sumiso y obediente.

Aquí no hay inocentes y de tanto golpe los han convertido en un camello.

¿Por qué Francisco puede y de a poco lo está haciendo, renovar el vaticano centrismo y aquí hacen exactamente al revés?

Algunos en la sociedad argentina juegan al cuento de la buena pipa y de tanto repetirlo se momifican? Sino enriquecen al máximo el Don Pirulero donde cada cual atiende su juego -y el que no se jode- fabricando una sociedad descartable donde cada día tiran un pobre por la ventana.

 Esto ocurre en la Ciudad de Buenos Aires, en la Provincia homónima, en todos lados, donde se renuncia al concenso y se impone, no se conversa como debe hacerlo una sociedad civilizada.

Los derechos humanos de segunda, tercera y cuarta generación están guardados en el cofre bajo siete llaves.

No se trata de un gobierno ni de otro. Ni éste que está ahora ni el que estuvo hace varias décadas atrás.

Mientras haya un chico que muere en la calle por consumo de drogas quiere decir que los valores hay que cambiarlos. Cuando un niño fallece desnutrido la sociedad se convierte en asesina (y la dirigencia en autora intelectual).

QUIEN NO VIVE PARA SERVIR NO SIRVE PARA VIVIR.

Jorge Novak dio ejemplo. Angelelli dio ejemplo. Hesayne y dan ejemplo el Padre Di Paola y los curas villeros. Dio ejemplo el Angel de la bicicleta.

Es que no aprenden.

Para algunos el concenso es sometimiento; conversar es imponer.

No se trata de ir a curar leprosos como hacían Francisco y Santa Clara de Asís. Se trata de curarse las propias llagas internas.

Es a lo que se niegan, por su narcismo y egolatría.

Esto ocurre en nuestra ciudad como en todas partes. Seguimos siendo hombres, no personas. 

Imagen gentileza : www.elrincondeyanca.blogspot.com

 

Mira también

FESTIVAL BAFICI, Parte II

  Organizado por el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Festival …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *