Inicio / Todas / Notas de Opinion / MELODÍA DEL ABANDONO (Parte II)

MELODÍA DEL ABANDONO (Parte II)

Ellos están ahí: guardados, ignorados, seguramente olvidados por sus familiares o por una sociedad que le teme a su propia locura cuales el “Sálvese quien pueda” o el olvido más repugnante de la expresión “Todo hombre es mi hermano” y,  pesar de las cuantas hostias  comidas con devoción en las misas, los Pilatos desde entonces al día de hoy, se multiplican con el mismo gesto: lavarse las manos.

Los internos son, guste o no, parte integrante de una sociedad que los ignora sacándoselos de encima. La razón es muy simple: integrarlos es aceptar su propia demencial, su igual discapacidad mental pero más grave aún, su alienación moral.

¿Cuál es?

Ir a buscar agua en otros planetas sin interesarles nada el derecho de millones de niños sin acceso al agua potable que viven sin acceder a una vivienda digna, en los impenetrables mundos de la marginalidad de ese mundo occidental que pregona los ajustes económicos que sólo beneficia a ese occidente depravado y cruel.

Es de suyo entender que es correcto ir a buscar agua en el universo pero, entretanto, las necesidades de la especie en su totalidad están cubiertas.

De no ser así, el Hijo del Hombre sigue en la cruz. Continúa  recibiendo los latigazos en su inacabable procesión donde será crucificado al lado de Barrabás, el ladrón, como queriendo dar a entender que es tan culpable como, precisamente, su vecino.

Hubo un tiempo que a los down  se los encerraba en piezas ocultándolos a los vecinos año por años inacabables creyendo que, de esa forma, nadie se iría a enterar que la familia “había caído en desgracia”.

La mentalidad gatopardista –que algo cambie para que todo siga igual- de los últimos dos siglos silenciando las colonias “para aliendos”, nos dicen las cosas en forma muy clara: por donde pasa el occidentalismo siempre, absolutamente siempre,  deja y dejará su huella de marginalidad social en su más amplio sentido.

 

Imagen: gentileza de www.derechos.org.

 

 

Mira también

LA VIDA ES SERVICIO A LOS DEMÁS Y NO SERVIRSE DE ELLOS.

UNA VEZ ME DIJERON QUE SE PUEDE LLORAR CON LAGRIMAS Y TAMBIÉN CON EL CORAZÓN: …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *