Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / NUEVO COLEGIALES

NUEVO COLEGIALES

Para quienes tenemos memoria o que no estamos infectados por defender posicionamientos de índole partidocrático, debemos con toda claridad observar un antes y un después de aquello que fue la zona que ocupa “El Dorrego”. Pero no queremos hacer un análisis sectorial porque los barrios y la ciudad por extensión, no son la sumatoria de sectores aislados.

Desde hace cuarenta años el sector conocido no hace mucho como “Nuevo  Colegiales” resultó ser el más olvidado y el menos tenido en cuenta para realizar las mejoras urbanas e incluso sin que por eso haya sido algo premeditado, el levantamiento del Mercado Dorrego hundió aún más en el olvido al quedar una zona totalmente a la buena de Dios.

Si a este le sumáramos la erradicación de la villa de Colegiales entre Álvarez Thomas y Crámer por Jorge Newbery/Benajmín Matienzo hacia Dorrego, resulta muy de fácil conclusión lo afirmado más arriba. Erradicación luego de alguna “experiencia revolucionaria” de algunos dirigentes no menos revolucionarios que mandaron a su propia tropa a una misión imposible referida al enfrentamiento con los antiguos molinos Minetti, una empresa acopiadora de granos que funcionaba donde hoy están los lofts de Dorrego y que muy probablemente motivó al gobierno de facto de entonces para erradicar la villa de Colegiales de esos tiempos.

Algo parecido sucedió con el Mercado de Pulgas dejado a la buena de Dios donde lo sobresaliente era la inseguridad de sus instalaciones, la humedad y cuando no, la inundación ante una lluvia copiosa.

Desde hace unos años el Gobierno de la Ciudad realiza una actividad titulada como “masticar” en una zona que fue re-urbanizada mediante la llegada de medios de comunicación masivos, productoras de televisión, remodelación de las instalaciones como el mismo mercado de Pulgas –antedicho-, los galpones sin un destino claro y seguramente sin utilidad pública donde ahora funciona “El Dorrego”.

Esta actividad como el Masticar interrumpe la zona por un espacio de 72 horas y después todo vuelve a la normalidad de siempre.

Aquellos que antes no se interesaron por el mejoramiento urbano de la zona. Ahora no pueden salir a capa y espada en defensa de una zona a la que antes dejaron en el olvido.

En una próxima nota volveremos sobre esta experiencia ya centrándonos en la actividad propia de Masticar.

Sólo quisimos en esta mostrar un antes y un después de la zona y hacerlo en forma objetiva, más allá de intereses partidocráticos.

Mira también

CORRALÓN DE CHACARITA, apuntes para su historia

EL CORRALÓN DE CHACARITA al que algunos rebautizaron  como “Villa Fraga” es toda una historia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *