Inicio / Todas / Notas de Opinion / PARA UNA HISTORIA SOCIAL DE CHACARITA Y COLEGIALES

PARA UNA HISTORIA SOCIAL DE CHACARITA Y COLEGIALES


En esta Buenos Aires seguramente intolerante en la que casi nadie puede decirse criollo de primera sangre y que todos tenemos sangre gringa, tal vez sea oportuno mencionar al inmigrante italiano que arrastró con su bagaje  tantos años de persecusiones en su tierra originaria.
En esta Buenos Aires donde se invisibilizó al africano, en rigor la primera corriente inmigratoria aunque traída por la fuerza y de prepo por los esclavistas y tratantes de carne humana, aquel grito moreniano que imponía no rendir culto a las jerarquías o los mismos alegatos y testimonios de Manuel Belgrano que fue mucho más que exclamar a su muerte “Ay, Patria mía”, alguna vez deberemos escribir nuestra historia desde la pluma de lo nacional.
Porque Manuel Belgrano fue mucho más que eso. Porque Mariano Moreno entendía que si los criollos se rebelaban contra la corona española no podían crear idéntica situación en lo que sería luego la nueva Nación.
San Martín, el irredento General San Martín al que muchos lo pretenden dormir en el bronce pero no en un testimonio de vida que dio a luz cuando ejerció el gobierno de Perú reconociendo derechos a aborigenes y mulatos.
Si a la historia la escriben los vencedores esto quiere decir que hay otra historia y que fue escrita con sangre, sudor y lágrimas. Una historia que hablará de Pedro de Mendoza y Juan de Garay pero no de los jesuítas que amenazaban a los indios que de no resutar obedientes y laboriosos les pasaría igual que a los afros traídos, cazados de Cabo Verde en África.
No dirán nunca de la sífilis traída por el conquistar español y mucho menos de la solidaridad Querandí que compartieron sus riquezas, alimento que cazaban a diario, con el conmquistador español y lo combatió luego de que éste quisiera someterlo.
Esta es la historia social de Chacarita y Colegiales que fue escrita ocultando datos inolvidables para quienes escriben la otra historia que fue escrita en alpargata, musculosa y vino tinto pero también con olor a sudor por las largas jornadas laborales obligadas por los jesuitas.
Esa otra historia no hablará y dejará pasar por alto la masacre de obreros luego de la Semana Trágica en los talleres Vassena producida en las barbas mismas del cementerio de la Chacarita.
¡Hasta con cinismo si se quiere hablará de los estudiante de juvenilla que se afanaban los frutales en las quintas mismas de las familias de la hacienda pero no dirá nada, ocultará lo posible, todo lo que se pueda, de aquel estudiante que hizo sancionar la ley más reaccionaria de toda la historia argentina que fue la de residencia!
Esta es la historia que no nos contaron y que no figuran en los manuales de una historia escrita en cartulina donde unos pocos quedaron bien a costa de los más a los que no se les reconoció derecho alguno.
MARIANO MORENONada se dirá desde esa historia la erradicación manu military mediante de la villa de Colegiales en la que no todos ni allí ni en otra parte son delincuentes y menos del negocio de la bota y la cruz en los terrenos a los que hace se conocía como nuevo Colegiales en los alrededores del mercado Dorrego.
Y gracias a esos negocios entre la bota y la cruz, entre la ametralladora y la sotana, hoy los vecinos adolecemos de la rémora de la estación de transferencia de desperdicios urbanos en la calle Conesa y Benjamín Matienzo.
Hemos escrito estos renglones acaso para testimoniar la necesidad de escribir la historia social de los barrios de Chacarita y Colegiales desde la visión de los hombres a los que se les llevó al bronce ocultando que tanto Belgrano, Artigas y Monteagudo propusieron ña reforma agraria y un mayor respeto hacia gauchos, indios y los sectores popualres.
Esta es la historia que no encontraremos en los manuales de ninguna historia barrial porque por seguro, no dejará de escribir quienes nostálgicamente pretenda hacerlo desde los juegos infantiles como la payana, lo que es válido y no lo negamos, pero insistimos que también esta la otra historia, la que protagonizamos o deberemos hacerlo participando y decidiendo entre todos y no solo por los que ostentan el poder.

Mira también

CUANDO ES PRECISO SER PERSONAS…No jodan con los niños

Ningún argumento puede paliar el profundo dolor que causan estas imágenes. Pensar que cuando se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *