Inicio / Todas / Notas de Opinion / PLAZA MAFALDA, hechos… (Parte II)

PLAZA MAFALDA, hechos… (Parte II)

MERCADO DORREGO El mercado Dorrego , límite entre Colegiales y Palermo además de Belgrano, había traído la consecuencia de un barrio de humildes ciudadanos llegados en muchos casos desde otros lugares para su manutencióny con la cierta posibilidad de conseguir conchabo ya sea en éste o otros emprendimientos cercamos como Sudamtex en Villa Ortúzar o la Algodonera.

Por otra parte como escribe el arquitecto Jorge Boullosa, en su imperdible texto "El Bajo de Colegiales y sus alrededores", célebre historiador barrial, el sector integraba  una parte de la quinta de Bollini, un italiano que llegó al país con la intención de disfrutar de su clima y oportunidades laborales. En total fueron 100 manzanas las que poseyó este itálico emprendedor, siendo como decimos más arriba, nuestro barrio parte de sus dominios. Laboralmente la zona aledañana era propicia para buscar nuevos horizontes y como la historia de la ciudad se va concretando con distintos quehaceres si el investigador quiere tener una idea acabada debe relacionarnos con otros barrios, con otras zonas habida cuenta que la historia de un sector es demasiada parcial en cuanto a este tema.

Dadas las circunstancias que acabamos de describir poco a poco fueron suplantando y a medida de irse construyendo distintas viviendas aquellas viejas plantaciones en un sitio donde las familias del barrio iban a a realizar sus actividades. Así nacieron algunos clubes de fútbol  como el Antártida Argentina, el Fenix cuya sede social esta aún en la calle Concepción Arenal a metros de Niceto Vega, el Adolfo cuya sede se ubica en Jorge Newbery entre Conde y Enrique Martínez pero con menor actividad que entonces.

Sin duda la llegada de estas precarias viviendas fueron desplazando a esos clubes "de chicos" comenzando una nueva etapa urbanizadora: ya no sería quintales, tampoco canchitas de futbol -¡con arcos y todo!-, ahora sería las mal llamadas villas miserias.

Sobre la actual calle Crámer entre Concepción Arenal y Dorrego se instalarían el Molino Minetti que concentraría los granos traídos desde otros lugares de la Argentina Profunda.

Las villas miserias tenian distintos sectores y por la calle Crámer en linea directa al molino se formó otro asentamiento que daría lugar a diversos y lamentables sucesos barriales porque según los directivos del molino, al hacerse los pozos de agua esto les acarrearía una zona mucho más húmeda y complicando su actividad.

Las construcciones de madera, chapa y alguna otra precariedad estaban dispersas por este sector y lógicamente, las viviendas requieren tener agua potable. Allí se inicia el drama que conllevará a otros dramas aún mayores tales como las disputas a los tiros entre la agrupación montoneros y las fuerzas armadas (ejército y marina).

Lo particular en toda esta cuestión y más allá de los distintos discursos, algunos muy elaborados y atrayentes desde lo ideológico -especialmente para tantos jóvenes muchos de ellos idealistas que donaban su tiempo por una sociedad más igualitaria.

Vecinos jóvenes, aún purretes si así se lo estima, dieron lo mejor de sí-hasta la vida- por esos ideales; muchas familias de nuestros barrios aún llevan en su memoria la desaparición de estos casi niños que incluso, donaban su tiempo para enseñarles y ayudar en tareas escolares a los habitantes de este sector.

Esta triste historia es un ejemplo de cuando se subalterniza la filosofía del amor por criterios que convierten al hombre en predicado -no en sujeto histórico de su destino. Pensamientos idénticos y gemelos que nos llegan de la revolución industrial inglesa y de la idealizada revolución francesa en donde una clase social mediante engaños utiliza a otra para dominar la escena. Acá en la Plaza Mafalda no sucedió distinta situación.

Lo lamentable que en una de esas noches de sangre y fuego -que no fueron escasas- muchos adolescentes y hasta niños fueron a dar con sus huesos a las mazmorras de la represión, no volvieron.

Claro que quienes los habían enviado a la aventura partieron a Europa salvando su pellejo…

Esta es parte de una larga historia y de cuando sin tapujos la juventud es utilizada para fines inconfesables aún a costa de ellos mismos.

 

 

 

 

 

Mira también

HABLEMOS DE FÚTBOL…

HABLEMOS DE FÚTBOL, los tiempos cambian. Desde hace unos días amantes del deporte que se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *