Inicio / Todas / Notas de Opinion / QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR…

QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR…

Dr. MARADONA«Quien no vive para servir, no sirve para vivir» decía Teresa de Calcuta, una religiosa, una amante de la fe pero también de la filosofía cristiana que partiendo de los mismos principios, privilegia la opción por los pobres tomando muy en serio el Concilio Vaticano II y tal dimensión que hizo que tantas veces expresara que cuando tuvieran el estómago lleno van a poder salir a pescar aprendiendo como se lo hace.
Jorge Bergoglio, el Papa Francisco Iº, dice y dijo hasta el cansancio que la vida es servicio y para no quedarse en tan sólo un discurso más o menos simpático, fue ahora como Papa a besar y lavar los pies de los condenados en las cárceles, de los enfermos, de los hambrientos y de todos los abandonados por una práctica que confunde el ser con el tener.
Esto más o menos era el planteo en los hechos de Julio Cantero y también del Dr. Esteban Laureano Maradona, quien llegó a la selva formoseña y no se fue más. Se quedó para siempre atendiendo a los dueños de la tierra, las comunidades originarias, las que adoran siempre al Padre Sol, a la Madre Tierra y a la Hermana Naturaleza, aunque esto para las mentes occidentales que sólo les interesa poseer como si la posesión explicara su existencia.
Julito era así, el Dr Maradona era así y en este último caso, quien curaba las infecciones con saliva de perro era como un sablazo al corazón mismo de las corporaciones de la salud a las sólo, en algún caso, les interesa el lucro renunciando a la medicina social. La Asociación Formoseña fue y es para el barrio una Institución basada en la solidaridad que significa darle cobijo a sus pares de la Provincia que vienen necesitados de atención en el área de la salud. Llegan a la Capital como pueden, también desatendidos y valga la redundancia, desatendidos en necesidades.
Llegarán con los días contados y en la Asociación serán atendidos y llevados a los hospitales.
Su obra es de tal magnitud que posibilitó que dos personas se fueran conociendo, se fueran relacionando y entre los dos naciera un compañerismo y la historia de un amor profundo que fue, es y estará integrado al barrio mismo, a su historia y a su presente
La historia de Beatriz y Paco llegó a los grandes medios que prontamente descubrieron que los barrios son mucho más que un crimen, que un hecho repudiable y que también tejen su propia historia.

Para ayudar a sus co-provincianos, necesitan alimentos, ropa y calzado y que también acá nos olvidemos del sin sentido de llamarlos «el interior».
En Olleros y Av. Córdoba, estarán con la mano abierta esperando que se comparta lo que se tiene y no que se entregue lo que sobra.

Mira también

CUANDO ES PRECISO SER PERSONAS…No jodan con los niños

Ningún argumento puede paliar el profundo dolor que causan estas imágenes. Pensar que cuando se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *