Inicio / Todas / Noticias de la ciudad / RADIOGRAFIA PORTEÑA Parte I

RADIOGRAFIA PORTEÑA Parte I

Si observáramos a la ciudad de Buenos Aires podríamos subdividirla en un norte, un sur, un este y un oeste, todas con sus características propias pero algo en común cuales la falta de cuidado ambiental que no es de ahora sino que viene incluso de aquellos males olores que despedía el Riachuelo en el año 1871, año en que se desató la peor epidemia de todas y que cambiara la fisonomía porteña.

No es cierto que la avenida Rivadavia separe miseria y opulencia; en todo caso la división si ése fuese el único drama en la ciudad se da cruzando la avenida San Juan.

Pero resumir toda la problemática porteña a este solo punto es por lo menos una reducción un tanto menos que insostenible.

La avenida Castro Barros, luego Sáenz hasta Pompeya podría ser quien separe un Buenos Aires al norte, al sur, al este y al suroeste.

Sin caer en reduccionismos sociológicos estimamos que es cierto que el sur recibió menos cuidado urbano que el norte; leyendo la historia o trasladándola a momentos actuales el mismo papel que sufría los barrios de San Telmo,La Boca, Barracas, Parque de los Patricios, Constitución, ese mismo descuido o desinterés hoy se presenta con sinigual fuerza desde Pompeya haciala GeneralPazdonde podemos encontrar cuadros gravísimos de adicciones a las drogas y en especial a la pasta base (paco), las cocinas de drogas, la falta de control (porque no se trata de inundar de fuerzas de seguridad sino de facilitarle al adicto su recuperación, lo que muy pocos hacen para ser sinceros)

Comparando la historia de la última centuria ese mismo descuido del sureste hoy lo padece el sudoeste, desde Pompeya hacia el municipio deLa Matanza.

Allí nos encontraremos con basurales a cielo abierto, con los barrios en emergencia social, con la venta de estupefacientes que son más fácil de conseguir que un caramelo.

Hacia el sureste, desde Pompeya haciaLa Bocay San Telmo a pesar del avance en cuidado ambiental especialmente en estos dos barrios, aún perduran los conventillos hoy llamados “hoteles de pasajeros” –muy hipócrita por cierto- donde se hacinan familias, donde se encuentra un baño para no menos 20 personas, donde tanto ayer como hoy se sigue cocinando en las piezas de cuatro metros por costado y otras desprolijidades muy lamentables.

Esta primera parte es una introducción por cierto, una pincelada de éste y aquel Buenos Aires donde debe volverse inclusivo y que no puede una sola gestión concretarlo.

Debe ser un trabajo de todos los días logrando consensos, acuerdos generales y deponiendo intereses sectoriales ya sean éstos políticos o económicos.

Una ciudad que crece debe hacerlo desde la armonía, desde el conjunto. Sino no es crecimiento…

 

Mira también

ILUSTRACIONES ORIGINALES…

De tapas, ilustraciones originales de portadas de revistas   La muestra "De tapas" exhibe las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *