Inicio / Todas / Notas de Opinion / RADIOGRAFÍA PORTEÑA

RADIOGRAFÍA PORTEÑA

La ciudad como los barrios es un tejido urbano resultando erróneo dividirla en un sur misérrimo y un norte opulento.

Peor aún desde una visión cuasi-sociológica o desde las ideologías de museo de telarañas se toma a la Avenida Rivadavia como una suerte de frontera entre uno y otro que no resiste un análisis serio dejando huecos imposibles de sostener.

Nos explicamos.

¿El cruce de las Avenidas Belgrano y Entre Ríos pertenece al sur o al norte capitalino? En Caballito, la calle Doblas, el Parque Rivadavia y adyacencias a qué frontera pertenece. ¿Podemos hablar de misérrimo u opulencia?

¿En este mismo barrio la calle Avellaneda y Primera Junta a que sector pertenece tanto uno como cruzando la avenida?

¿La Avda Warnes en Paternal es el norte opulento? En Parque de los Patricios, hacia el sur y más concretamente la calle Rioja a ¿qué sector pertenece? ¿El playón de Chacarita y que algunos en forma despectiva le empezaron a llamar “Villa Fraga” que es el sur o el norte?

Pero si la cosa es meter la vida cotidiana en una ideología el resultado será imposible dejando huecos incomprensibles.

Que existe sectores que pertenecen al tejido urbano históricamente olvidado o dejado de lado en gran parte por las epidemias que se sucedían desde 1852 como el cólera, el tifus y la de fiebre amarilla de 1871 que cambió para siempre la fisonomía de la ciudad, la llegada de corrientes inmigratorias con promesas de bienestar y progreso del procerato de entonces es cada vez más evidente.

Barrios como La Boca, San Telmo, Barracas, Parque Patricios pertenecen al sudeste que llega hasta Nueva Pompeya, a partir de aquí el sudoeste que llega a Villa Riachuelo son sectores contaminados que corren paralelo al Riachuelo y que cruzando los límites de la Ciudad se convierte en Río Matanza.

Los barrios de La Boca, Barracas, Soldati, Flores Sur, sectores de Mataderos y Lugano son los sectores que presentan un mayor grado de descuido, volviendo a nuestro punto de partida, la Avenida San Juan y la desviación por Chiclana y su continuación por Francisco Fernández de la Cruz la que puede denunciar miseria y opulencia.

Sin embargo este análisis cuasi-sociológico no puede servirnos como denominador común de la ciudad que es la contaminación ambiental producto de irresuelto de un tránsito caótico, las playas de maniobras de algunas terminales o de estaciones como Caballito y Colegiales en donde el gobierno nacional y el porteño deben abrir un canal de diálogo encontrando un destino a estos amplios terrenos que, si vamos al caso están a la deriva.

También es preocupante los basurales a cielo abierto en sectores de Soldati y las cercanías al Riachuelo donde parece que se han olvidado que allí también lo habitan vecinos con idénticos derechos, no cayendo en discriminaciones o en conceptos vacíos de contenido.

El problema ambiental resulta cada más serio, qué hacer con los desperdicios que se amontonan y se los entierra en los rellenos sanitarios contaminando el Gran Buenos Aires, la solución al transporte y al tránsito, son problemas a resolver pero observando el Área Metropolitana como un todo conviniendo acuerdos entre la Ciudad y los municipios del conurbano.

Es de esperar  que avancemos hacia un urbanismo nuestro teniendo una mirada amplia, una visión que cae muchas veces en lo panfletario y no aportando a las soluciones cada vez más urgentes de resolver.

Imagen gentileza de www.nacionalrock.com

 

 

Mira también

FESTIVAL BAFICI, Parte II

  Organizado por el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Festival …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *