Inicio / Todas / RECORDANDO A CARLITOS CARON

RECORDANDO A CARLITOS CARON

Al escribir esta nota quizás podría hacerlo pretendiendo cierta intelectualidad al recordar a un profesional en el arte de la escritura. Podría hacer muchas cosas, tal vez fuera del sentimiento que supo provocar CARLITOS CARON en quienes lo conocieron y disfrutaron de su fino sentido del humor.

Pero no.

Aún siendo justo hacerlo, prefiero dedicarle mis palabras a una persona noble quien se dedicaba a hacerle pasar un grato momento con sus conversaciones llenas de un humor picaresco digno de resaltar.

Por ese entonces, hace ya más de treinta años cuando quien escribe esto era un tipo joven con los ideales juveniles gastando las suelas de sus zapatos en la Empresa Edigraf que había impuesto mi padre, un laburante y realizador, en el mercado de la edición de libros.

Por esas casualidades, suena el timbre en Delgado 834 y el viejo me pidió que vaya a atender a quien llegaba ávido de tener entre sus manos el libro impreso.

Así fue como en una soleada tarde primaveral tuve el honor de estrecharla la mano a este vecino ejemplar, buen esposo y padre, al extremo que muchos de sus pensamientos estaban dirigidos a su familia.

Se presentó con una caballerosidad que era otra de sus virtudes y me pidió hablar con el Dr. Rovner. Le pedí entonces que me acompañara a la oficina.

– El Sr. Carlos quiere hablar con vos, le dije al viejo y él dedicándole una sonrisa lo hizo pasar y sentarse. cerrando la puerta.

Luego se supo que el viejo al recibir los originales se puso a leerlos. Luego de algunos minutos imposible de recordar hoy, Carlitos le pregunta: – ¿Dr. que le parece? recibiendo la amena palabra que lo aguarde un momento.

¡El viejo se leyó de un tirón POEMAS ENDOVENOSOS!

– Cuanto me saldrá la edición?

– Nada, le respondió el viejo.

– ¿Cómo nada? Pero se podrá editar. Me gustaría saberlo para estudiar cuando estará impreso y cuanto dinero debo juntar.

– Lo edito yo. Es un libro que merece ser editado por su calidad literaria. Si quiere saber el costo se lo digo ya: Cero. Obras como éstas no merecen dormir en un cajón del escritorio y obligatoriamente deben ser editadas.

Así fue que Carlitos cada tanto se llegaba a la imprenta con su fina pluma.

Así recordamos a Carlitos Caron, un vecino que escribió La Majareta entre muchas otras creaciones literarias narrando en este caso anécdotas de su Liniers querido de su infancia. Un vecino de Liniers que fue a prestamo por el resto de su vida a nuestro barrio de Colegiales.

Tanto en uno como en otro barrio supo irradiar esa magia maravillosa que fue su sentido de pertenencia barrial.

 

 

 

Mira también

CHACA ES DE PRIMERA…

Citando a Carlitos Bala, notorio hincha funebrero al extremo de unir a nuestro barrio con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *