Inicio / Todas / Notas de Opinion / SIGNIFICADO DE LAS PASCUAS JUDÍAS

SIGNIFICADO DE LAS PASCUAS JUDÍAS

Cuentan las Sagradas Escrituras que ante la miseria, la esclavitud y la abolición de todo derecho, Moisés produce aquello que podemos llamar un antecedente privilegiado del MOVIMIENTO NACIONAL.

“La Pascua judía era celebrada desde sus orígenes con una comida. A los panes ázimos se añadió el rito del sacrificio y banquete de un cordero. Así se recordaría anualmente la pascua del Señor, la liberación del pueblo. El acontecimiento del éxodo de Israel y su salida de Egipto hacia la tierra prometida se conmemoró mediante la institución pascual o el memorial de liberación: salida hacia la libertad, final de la antigua existencia y donación de nueva vida. Celebrada por las tribus en su lugar de asentamiento, la Pascua se restringió más tarde a Jerusalén y al Templo, convertidos en lugares de peregrinación. En tiempos de Jesús, la Pascua era la fiesta más importante de los judíos. Según Ex 12 y Dt 16, la Pascua es el «paso de Dios» para salvar a su pueblo de la esclavitud y llevarlo a la libertad. Según una tradición judía, la Pascua era asimismo aniversario de la creación”

Aquella gesta de todo un pueblo que toma activa participación –lo dicen las Escrituras- hace que Moisés devenido en conductor proponga repartir un cordero por familia y aquella de menos miembros debe compartirlo con otra más numerosa, aspecto que además nos dice claramente de la necesidad de establecer una visión solidaria de la vida de ese pueblo.

El rito fundamental de la Pascua era la cena en familia o en fraternidad, a base de cordero (signo de la compasión de Dios), pan ázimo (miseria sufrida), hierbas amargas (esclavitud) y salsa roja (trabajos forzados en Egipto). Se conmemoraba la liberación de la servidumbre de Egipto, la alegría por la libertad adquirida y la espera de la venida salvadora del Mesías. Las muchedumbres se agolpaban en Jerusalén. Los padres de familia iban oportunamente al templo con su correspondiente cordero para ser degollado en la parasceve (preparación) por un sacerdote. Era noche de rebelión y de «cuchillos largos» o de espadas. Pero, sobre todo, noche de esperanza escatológica en la liberación definitiva que llevaría a cabo el Mesías.

Moisés manda a dividir en grupos de cada cien conformando una especie de mesa chica de conducción evitando la entronización de personalismos que atentaran contra el concepto mismo básico de la liberación nacional que reclamaban quienes fueron arrojados a la servidumbre y la expoliación.

El Éxodo es un libro de la Biblia de imprescindible conocimiento y puesto en práctica; es la Biblia quienes nos entregan antecedentes esenciales para la construcción de un humanismo diferente y, por añadidura, que enfatice en la participación de un pueblo (que también es decidir) sobre las cuestiones propias tanto como de sus necesidades como pueblo.

Ahora que se celebra las pascuas judías es necesario retomar aquellos conceptos fundamentales y más en estos momentos en que fuimos llamados a la construcción del socialismo del Siglo XXI, tal la propuesta bolivariana que se expande por Latinoamérica sin prisa pero sin pausa.

Mira también

HABLEMOS DE FÚTBOL…

HABLEMOS DE FÚTBOL, los tiempos cambian. Desde hace unos días amantes del deporte que se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *