Inicio / Todas / Notas de Opinion / TODA LA HISTORIA EN UN SOLO DÍA EN CABA

TODA LA HISTORIA EN UN SOLO DÍA EN CABA

No siempre ocurre esto aunque en circunstancias los hechos superan cualquier pensamiento convirtiendo esos hechos en una realidad cruel y descarnada.

Ese 16 de junio de 1955 toda la historia se hacía presente en el volar asesino de unos aviones que ametrallaron ancianos, mujeres, hombres y hasta niños.

¡Si niños que traían consigo la ilusión de conocer al General y agradecerle ser los únicos privilegiados!

Fue ese día quizás el más retrógrado de todos los que habían ya pasado remontándose al futuro con la sin igual cuota de intolerancia.

Fue ese día cuando se privilegiaron las mezquinas ambiciones personales o de sector.

Peor aún, cuando éstas estaban por encima de las necesidades generales o cuando las pasiones invadían el cerebro y el corazón de aquellas mujeres, aquellos hombres, ancianos y ancianas, niños y niñas que antes no fueron reconocidos en sus derechos pero fueron sin más tenidos en cuenta desde el 17 de octubre de 1945.

¡Cuán poco interesaba los derechos humanos y la necesidad que los marginados sean un poquito más felices!

¡Cuán escaso sentimiento patriótico portaban aquellos que privilegiaron una mezquina noción de la propiedad cuando ésta no fue consagrada por la Biblia en donde se lee que a todos los hombres les fue entregada la tierra para servirse de ella!

Fue ese día cuando la exclusión social se hizo presente. Llegaron los aviones  ametrallando, bombardeando a todo aquel que por cuestiones laborales estuviera cerca y que había llegado a las oficinas desde Chacarita o Colegiales tomando aquellos trolebuses que salían desde la actual Plaza Garicoitz ubicada en la Avenida Alvarez Thomas entre Virrey Arredondo, Virrey Loreto y la calle Delgado.

Aquel día el cementerio del Oeste en nuestro barrio de Chacarita recibiría cuantiosos cadáveres bombardeados por la impericia, por la avaricia pero también por la incapacidad de aceptar que todos tenemos derecho a una vida más digna de ser vivida.

Seguramente habrá ocurrido otro tanto en los cementerios alemán y británico en las cercanías de la avenida Elcano.

Los oficinistas llegaban de todos lados. Desde el barrio de Villa Urquiza, de Villa Crespo tanto como desde otros lugares de la ciudad como La Boca, Flores o Barracas que en ese entonces era conocido como Barracas al norte (Avellaneda era Barracas al sur). Desde algunos de estos barrios habrán llegado a Plaza de Mayo con el 39 y por qué no, con el 60 línea conocida por aquel entonces como el “Internacional” por el recorrido extenso.

Aquel 16 de junio, de pronto, en horas del mediodía cuando empleados, trabajadores, madres con sus hijos, ancianos que le daban de comer a las palomas y niños que venían a conocer a Perón, a las 12 AM, en el horario donde está más concurrida la Plaza de Mayo, los aviones asesinos quisieron matarlo pero mataron ciudadanos indefensos, gente del pueblo…

De pronto, ese día y a esa hora, la historia de exclusión social, la historia de grieta -en términos actuales- se hizo presente y para no irse jamás. Así nos fue…

Publicado 13.06.2018

 

 

 

Mira también

SOBRE LA MISION ESPERANZA… (Parte primera)

La Fundación Misión Esperanza tiene su origen en lo que la Hermana Theresa Varela, creadora …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *