Inicio / Todas / Notas de Opinion / UNA MUNDO DESCARTABLE

UNA MUNDO DESCARTABLE

Cuando leemos las Escrituras y relacionándolas con el Área Metropolitana no podemos menos que asombrarnos ante una realidad que se  parecen mutuamente o cuando Aquellas desnudan una sociedad que no es menos que la descartable donde sobran los pobres, los niños y los jóvenes; donde unos comen rico y otros, comen aquello que desperdician quienes “comen rico” –valga la redundancia.

La Parábola Lazaro y el Rico que nos enseña el Evangelio Según San Lucas o los conceptos del Apóstol Santiago desnudan como pocos una realidad a la que poco y nada les importa los chicos pobres que no tienen pan, ellos y su familia.

El rico de la parábola lo podemos encontrar por doquier en todos lados: es la angurria y voracidad de los banqueros con sus intereses usurarios.

Es la sociedad descartable, la sociedad de Protágoras y los sofistas griegos, expertos eran en hacer pasar la mentira como verdad y al revés.

De lo que se trata, dirá Pancho Bergoglio, Francisco Iº, es de devolver a los pobres y a los pueblos lo que les pertenece.

Ocurre lo opuesto.

Podemos encontrar al rico en el granjero que había amontonado sus granos y al dormirse, lo despertó una voz que le dijo: “Hombre necio esta misma noche has de morir. ¿Para qué te servirá lo que tienes guardado?”

Zaqueos –vaya nombre- el recaudador de impuestos gozó del beneplácito del Salvador cuando donó el 50 por ciento de sus riquezas a los pobres.

Pero en esta sociedad descartable, en este mundo descartable, se prefiere gastar en armamentos, en dominio de unos pocos y sometimiento de los más, pueblos y hombres, que en crear un mundo al servicio de todos y para todos.

Y claro… después vendrán las dos teorías gemelas (marxismo y liberalismo) a explicar aquello que estos dos pensamientos proponen mediante la “vanguardia del proletariado” o la generosidad del mercado pero tanto ambas hermanas gemelas tomarán a pueblos y hombres como predicado, jamás como sujeto histórico de los cambios necesarios.

No son pocas las expresiones bíblicas o de las distintas Encíclicas papales que nos llaman a crear un mundo diferente y no explotando al trabajador que como dirá el Profeta Deuteronomio, vive de su trabajo (aunque éste escasee cada vez más)

En esta sociedad y en este mundo descartable, en la mesa de los poderosos habrá cada vez mejores manjares y habrá muchos Lázaros que comerán de las migajas que se caen de cada festichola.

¡Qué no les suceda aquello de la Parábola de Lázaro y el rico! ¡Que no deban ir a suplicar al Padre Abraham recibiendo la misma respuesta! Acaso, ¿no habrá llegado el tiempo de socializar la cultura, la riqueza y el poder?

 

 

 

 

 

Mira también

«Sólo después que el último árbol sea cortado, sólo después que el último río haya sido envenenado, sólo después que el último pez haya sido atrapado, sólo entonces nos daremos cuenta que no nos podemos comer el dinero» — Indios Cree

DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE, NO ES SOLO EL 5 DE JUNIO... TIENE QUE SER …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *