Inicio / Todas / Boletin Informativo / Colegiales participa y decide No al Código Urbanístico

Colegiales participa y decide No al Código Urbanístico

Eliseo Reclus en su libro El Hombre y la tierra escribió lo siguiente, “la geografía no es otra cosa que la historia en el espacio, asi como la historia es la geografía en el tiempo”. Esto es aplicable a la geografía urbana, de cómo las ciudades con el tiempo se fueron conformando y en su interior los distintos barrios con sus características particulares. La confluencia de la necesidad, el aumento demográfico, la solución de problemas, la expansión y las características culturales y productivas de sus habitantes fueron sedimentando con el tiempo su identidad. Este conjunto de identidades barriales fueron a su vez forjando una ciudad que albergaba una pluralidad de paisajes y de formas. Cada barrio conforma así una unidad característica y sustentable en sí mismo que alberga a individuos (los vecinos) que discurren sus vidas sociales y productivas en un espacio determinado. Esto no es un hecho menor ni secundario ya que en la existencia humana la vida y la territorialidad están íntimamente ligadas.

Los signos de los tiempos y sus consecuencias no siempre están a favor de la potencia de la vida el pensamiento racional o el bienestar de la gente. Tal es así que en el presente, en este mundo donde el poder financiero, los negocios, la puja por el dinero, quieren imponerse como el arquitecto del cambio y único detentor de la forma que debe adoptar el progreso están afectando seriamente la vida de la gente y puntualmente de los vecinos. No en vano utilice el termino arquitecto y progreso. Con mucha tristeza y preocupación, al igual que muchos, estamos viendo como en el barrio (y no es el único) están apareciendo de manera brutal y compulsiva grandes edificios, donde otrora predominaran conjuntos de casas bajas, alterando no solo la identidad barrial sino que también poniendo en riesgo cierto y verificable el presente y futuro de nuestra calidad de vida y de nuestros congéneres. La integración al barrio de estas enormes edificaciones y su consecuente concurrencia de nuevos habitantes en cantidades siderales trae inevitablemente muchos problemas cuya cuestión no solo no está planteada sino que además no tiene ningún tipo de solución. Problemas importantísimos como la desaparición de espacios verdes, la disminución de luz solar y sus variadas consecuencias,  la saturación de la red de servicios, la mayor presencia de automóviles, la desaparición de suelo absorbente en caso de lluvias, la mayor contaminación y el aumento de contaminación auditiva, el aumento del flujo de basura, el aumento de la temperatura en verano por la mayor presencia de cemento y disminución de árboles,  no son problemas menores ni que tengan solución por esta vía. El argumento para promover esta densificación poblacional es la urgencia ante nuevos actores de falta de viviendas cosa que cualquier persona mas o menos informada sabe que es falaz y que en el peor de los casos si asi lo fuera otras soluciones son posibles  En lo inmediato somos sujetos de derecho asi como la identidad barrial también lo es  de manera concreta y legislada. El poder financiero, los constructores irresponsables  y sus acólitos están avasallando esos derechos y convirtiendo la ciudad en un desierto indistinguible de cemento y pauperización urbana. Por qué esto sucede ahora y no pasaba antes? La respuesta es simple, el Código Urbanístico votado en 2018 habilito de manera irresponsable un mayor volumen constructivo. Detallar los pormenores del cambio del marco legislativo excede por mucho lo que quiero comunicar, la síntesis es la desaparición del barrio y sus características como lo hemos conocido. La buena noticia es que existen en los barrios focos de resistencia en forma de asambleas barriales, Colegiales tiene la suya, se llama Colegiales Participa y está  integrada por profesionales (arquitectos, abogados, etc) y vecinos comprometidos que han desarrollado una respuesta a este avasallamiento. Después de un largo andar de investigación y de estudio sobre el terreno se ha llegado a una posible respuesta  La solución propuesta tiene forma de proyecto de ley que está acorde y  comprometido con el progreso sustentable y racional del barrio cuidando la calidad de vida y el entorno ambiental. Es indispensable la concientización y la participación activa de los vecinos para poder seguir los pasos necesarios para la divulgación y presentación de nuestra respuesta al atropello que estamos viviendo. Organizamos encuentros una vez por mes y asambleas para coordinar acciones y actualizar las novedades. Nuestra propuesta general es construir sin destruir. Búsquennos en las redes, acérquense, pregunten, aporten, sumemos voces.

Instagram: colegialesparticipa

Facebook : Colegiales participa y decide

Mira también

PAULA PARETO SIGUE HACIENDO HISTORIA

Enorme en todos los ámbitos. Nuestra Paula Pareto donó su beca de la Confederación Argentina …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *