Inicio / Actividades Culturales en la Ciudad / FERIA DE MATADEROS. CUMPLE 30 AÑOS

FERIA DE MATADEROS. CUMPLE 30 AÑOS

Mataderos vive su mayor fiesta. En ella la tradicional Feria da cuenta de los mejores artesanos, en todas las áreas del rubro por un lado; la gastronomía criolla y sus platos típicos. Bailes folklóricos y cultores de nuestras danzas, atuendos gauchos, y un duelo escénico entre bailarines y músicos. 

La riqueza de esta fiesta popular se agranda con los múltiples talleres que se brindarán este fin de semana. Los talleres estarán a cargo de profesores de Telar, Danzas  Folklóricas, Guitarra, Lengua Quechua, Sikus.
 Los puestos llegan a 700, Patrimonio Cultural de la Ciudad, esta Feria de Mataderos que conlleva la atención de turistas y vecinos que desde 1986 crece en medio de la gran Ciudad, con la aceptación de un público consecuente y variado, desde el turismo extranjero al propio y a los vecinos que lo disfrutan domingo a domingo.
 La danza es una de las más aplaudidas, en su multiplicidad de géneros y ritmos.
Es histórica ya la presencia del Cuchi Leguizamón, el inolvidable poeta salteño en la Primera Edición de la Feria, y el nombre de un referente de la cultura cómo Don Antonio Tormo que pone nombre al escenario. La gastronomía criolla se hace presente con los típicos: pastelitos fritos, choripán, locro, tortas fritas, empanadas, asado (carne al asador), tamales, humitas en chala, pan casero, tortillas santiagueñas y otras deliciosas comidas.
Los países vecinos también hacen su aporte, como Paraguay y Bolivia, entre otros.
 Los artesanos que diseñan objetos en plata y alpaca hacen que sean sus puestos uno de los más buscados. 
Con un enmarcado histórico que lo hace más atractivo: está instalada frente al antiguo Mercado de Hacienda, que data  de 1890, y está entre los monumentos históricos. Con un reloj inglés, el clásico mirador y la recova. En la construcción hoy funciona el Museo Criollo de los Corrales. 
La diversidad de artículos: hilandería y ponchos de la Puna y de Catamarca, la tejeduría milenaria se hace presente con sus telares antiguos y la tradición que, por años, viene pasandóse de familia en familia. Lanas de llama y ovejas, hiladas y teñidas a mano, con colores que provee la tierra y las flores y árboles de distintos pueblos y provincias.
 Bajo la recova encontramos los restaurantes, sencillos, pulcros. Con buena gastronomía. Es lo que el público prefiere.
  El Monumento al Resero es parte icónica del lugar. Llamada la plaza seca, los artistas más convocados y queridos por el público.
Los músicos y el público. Cuando suena un chamamé suena también la llamada a bailarlo y el público comienza un espectáculo aparte. Como ocurre con la zamba y la chacarera, que invitan a la danza sin pudor, así genuinamente público y artistas populares brindan el marco de identidad que genera entre otras cosas esta multitudinaria Fiesta: en cada actividad lograr un ida y vuelta que año tras año se agranda y festeja.  

Mira también

¡Muy feliz 25 de mayo!

Un día como hoy, hace más de dos siglos, comenzó la Revolución de Mayo, que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *