Inicio / Salud y Ciencia / GOBIERNO PORTEÑO. AMPLIAN EMERGENTOLOGÍA PSIQUIATRICA

GOBIERNO PORTEÑO. AMPLIAN EMERGENTOLOGÍA PSIQUIATRICA

El gobierno porteño presentó el miércoles pasado tres unidades que atenderán las urgencias psiquiátricas en la vía pública. De esta manera se suman a las ya existentes, para los casos que van en aumento, esto es violencias, adicciones y salud psiquiátricas.

El aumento de casos de riesgo en la vía pública es notorio  y lo denotan los casos de extrema enajenación, como el caso del joven policía que fue agredido con arma blanca, por un joven que le dio varias puñaladas que le causaron la muerte. La violencia ejercida por una persona en extrema crisis no reconoce otra atención que la especializada.

Ante la cotidianeidad de casos y brotes psicóticos el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, bajo la dirección de Jorge Macri, contribuyó a descomprimir la difícil situación que está pasando a diario.

Son tres las unidades de emergencia psiquiátrica que puso a disposición de la población de la Ciudad de Buenos Aires: «estar allí en los momentos críticos requiere de un entrenamiento, las situaciones que se desbordan requieren tiempo, y los sucesos se desencadenan.  Estar allí en los momentos críticos es la función de estos equipos, ya que de eso se trata, que cumplen el rol de asistir a los ciudadanos y sus familias.»

Se hace prioritaria la Ley de Salud Mental, que contemple la realidad y de respuesta a la problemática que día a día engrosan los casos policiales. Mayor adicción, violencia y desesperación de quienes padecen patologías psiquiátricas por uno u otro motivo, con un entorno familiar que a veces es víctima.

Desde la post pandemia el aumento de casos se disparó y en la actualidad los ribetes de peligrosidad son altos. No alcanza con buena o mala voluntad, se necesita de la intervención de profesionales en Salud Mental. Salir al rescate de personas con adicciones no es una aventura, mucho menos un show. Desde qué lugares se instala este pedido de cambio en las instancias de las leyes sobre Salud Mental: pacientes, familias, adicciones, cronicidad, ingesta de nuevas sustancias y resistencia a aceptarlo de la familia, por un lado como la necesidad imperiosa de pedir una intervención adecuada a las áreas que conforman el amplio abanico que lleva el nombre de Salud Mental. Va quedando anacrónico parecería. Como Sociedad nos debemos esa Ley, para los padecientes y sus núcleos familiares.

Salir al rescate de… es casi una máxima si se ve desde «afuera». Las necesidades en el núcleo de pertenencia son «para ayer», el riesgo es alto. Los padecientes no eligen vivir esas situaciones, son víctimas de ellas. Y no es cuestión de buena o mala voluntad.

El Protocolo de intervención es parte de una infraestructura que está sostenida por siete centros de Intervención Asistencial Comunitaria (CIAC) y a ellos se suman otros cinco centros ambulatorios.

En Pos pandemia dentro de la Ley de Salud Mental, y en el artículo 20 expresamente, se limitaba la posibilidad de ayuda a la familia por sobre la decisión de un paciente violento. Se daba prioridad a éste último en su deseo de internación o no internación. El nuevo Protocolo toma en cuenta el contexto familiar y los casos donde no es atinente el pedido del paciente por sobre la seguridad psicofísica de la familia.

Sobre este particular, la exposición en el Congreso de la madre de un famoso músico, pidiendo por la intervención de la justicia ante los agravios de una persona con adicciones que lo volvían letalmente explosivo y violento en su propio núcleo familiar.

Las unidades del SAME que hoy se ponen en circulación, sólo lo están para casos de brotes psicóticos, los continuos casos de adicciones y en su defecto la situación que pone en riesgo su vida y la del resto del grupo conviviente, o el personal no capacitado que requiera la situación y acuda sin tener la debida capacitación.

No es un juego de niños, ni una nota de tapa, hablamos de la salud de nuestros ciudadanos y su inserción a los medios de salud adecuados en un marco que viene siendo cada vez más acotado, empobrecido y carenciado que, como cuello de botella puede incidir en una violencia que necesita contención, tratamiento y reinserción social.

Que así se entienda para prosperar en una sociedad sin elitismos y con premisas claras y definidas, el Régimen y Protocolo en Acción de Salud Mental así lo ameritan.

En este comienzo las unidades destinadas al  área, están preparadas para no violentar más la salud de cada uno de los pacientes abordados en la vía público por el equipo interdisciplinario que lo llevará a su punto zonal de salud, de acuerdo a la comuna o barrio que corresponda.

Si bien no es la panacea, es un comienzo para  simplificar y hacer  de CABA una comunidad más  incluyente, integrando a personas que, de no mediar con estos nuevos métodos estarían en una situación social de altísima emergencia.

En este marco, la Ciudad ofrece una variedad de servicios y recursos, como la Línea 108 para contención telefónica en adicciones, Centros de Intervención Asistencial Comunitario, dispositivos ambulatorios y residenciales de Gestión Asociativa Supervisada, entre otros, para brindar apoyo y atención integral a quienes lo necesitan.

Mira también

Campaña de recepción de material orgánico en puntos verdes de la ciudad

El Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana porteño, lanza la campaña de recepción de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *