Inicio / Todas / Vecinos necesarios / Dr. Pedro Cahn, unas emocionadas palabras de agradecimiento

Dr. Pedro Cahn, unas emocionadas palabras de agradecimiento

No se si Ud. es la esposa o la hija del grande DON PEDRITO CAHN y que si viviéramos en un país normal y previsible estaría en el podio de los grandes de la medicina social y en el mismo nivel de Favaloro, Esteban Maradona, Ramón Carrillo y otros.

 DON PEDRITO una vez curó de una tuberculosis a mi ex esposa en el Hospital Fernández hace como 20 años pero no sólo que la curó sino como toda buena persona le dio afecto y estima.

 ¿Qué espera este país para ubicar en su justo termino a los proceres y rendir su homenaje en vida? ¿Esperará que DON PEDRITO como todo mortal no esté en esta dimensión de la vida para un reconocimiento altamente merecido?

 Recuerdo que médicos nada menos como René Favaloro en su época de médico rural recorríaa pie un pueblito tras otro enseñando a la paisanada como hervir la leche para terminar con la diarrea a repetición.

 Recuerdo a Ramón Carrillo, ministro de salud Pública de Perón que cuando asumió como funcionario en lugar de quedarse apoltronado en los cómodos sillones se fue al lugar donde necesitaban un médico y terminó con el paludismo siendo él mismo quien tantas veces fumigaba los ranchitos.

 Recuerdo a Esteban Maradona curando en la selva, utilizando la saliva de perro como desinfectante porque allí en Formosa no era negocio para las corporaciones médicas enviar medicamentos.

 DON PEDRITO está en el mismo nivel y por seguro quedará en la historia como uno de los grandes médicos que ponen su profesión al servicio del paciente y que como Cristo llegó a servir y no a ser servido.

 Mi estimada Sra Susana, nobleza obliga decirle que estos humildes renglones serán publicados en mi página www.lachacritaonline.com.ar

 Reciba Ud. y DON PEDRITO mi reconocimiento más sincero y emocionado.

 Jorge Rovner

Director de La Chacrita de los Colegiales

www.lachacritaonline.com.ar

 

Imagen gentileza de Revista Cabal, cooperativa

Mira también

EL CURA BROCHERO, SANTO

Precisamente, un día antes de aquel 17 de octubre, cuando los pobres, los trabajadores, los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *