Inicio / Todas / Alientos motivacionales para la vida cotidiana / MAMA ANTULA. SERA CANONIZADA EL 11 DE FEBRERO EN EL VATICANO (Primera parte)

MAMA ANTULA. SERA CANONIZADA EL 11 DE FEBRERO EN EL VATICANO (Primera parte)

MAMA ANTULA, LA MUJER DE LOS PIES DESCALZOS!

María Antonia de Paz y Figueroa, Mama Antula, como la llamaban los indios, negros y desposeídos, será canonizada el 11 de febrero en Roma, el Vaticano. La misma será llevada a cabo por el Papa Francisco. El horario, 9 de la mañana (hora local) y 4 horas Argentina.

Estas semanas han sido de preparación, con vigilias y lecturas, que dan a conocer más extensamente la vida de esta extraordinaria mujer, argentina, natural de Santiago del Estero, conocedora de los caminos de la oración y la entrega desinteresada al otro, al hermano.

Queremos saber, conocer más de nuestra primera Santa. Y hay mucho, tanto, que nos lleva al Virreinato del Río de La Plata en los tiempos de la Revolución de Mayo de 1810.

Cuando fue publicado uno de sus milagros por el Vaticano, el Cardenal Marcello Semenario, que es el prefecto del dicasterio que refiere a la causa de los santos y en nuestro caso a la intercesión de Mama Antula. María Antonia de Paz y Figueroa había nacido en Santiago del Estero, en Silípica en 1730 y fallecida en Buenos Aires el 7 de marzo de 1799.

Ya beatificada en 2016, Mama Antula goza del amor y la veneración popular. Su figura inconfundible, su predicación y elección ya lo llevaba impreso en sus acciones en favor de la prédica cristiana. Siendo de familia de origen noble y por ello, no le fue fácil dedicarse a las obras de bien y salirse de las costumbres ancestrales: mujer, para ser esposa o monja. Ella quería dedicarse a los pobres y afligidos, y su destino no era la comodidad de una familia patricia donde la figura del padre era primordial, acorde a los intereses de su clase.

Estaba atraída por la cultura, la música, la filosofía, y encontraba respuesta en La Compañía de Jesús,  que frecuentaba desde adolescente junto a otras jóvenes de su edad y pertenencia social. Revelada ante su padre, hoy decimos «empoderada», se unió al beaterio de los jesuitas, dedicada plenamente  a servir a los más necesitados, viviendo su misma pobreza. Enaltecida por su Amor a Jesucristo, todo lo hacía con actitud reverencial, alegría y decisión.

Su decisión de servicio fue haciéndola popular, necesaria, hermana. Mientras se instruía en los grandes místicos cristianos, iba transformándose en un referente insoslayable, una figura  hasta temida en lugares de dominio masculino y supremacía de castas sociales. Saber leer y escribir, tener una Fe inquebrantable la llevó a dejar su tierra natal para iniciar su travesía de Santiago del Estero a Buenos Aires, caminando, descalza, con su sayal negro, cubierto su pelo rubio con un manto negro, su Cruz de Palo, donde se apoyaba, para dar los pasos más difíciles en un medio de hombres y mujeres con costumbres mundanas, vacías de amor, que la miraban de costado, o sencillamente la ignoraban. Hablaba el quechua como segunda lengua, y así se comunicaba con los nativos de su tierra amada. Nada ni nadie impidió que hiciera su caminata y apostolado laico. Hablamos del Virreinato del Perú, su andariega figura fue agrandándose en el respeto y la devoción; bajo sus pies descalzos los senderos abruptos se acortaban, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca, Córdoba, La Rioja… Buenos Aires se había convertido en el centro del Virreinato del Río de la Plata. Los jesuitas fueron expulsados del Virreinato. Lisa y llanamente. Se los consideraban «peligrosos», querían la conversión de los guaraníes, enseñándoles además la doctrina de su ilustre eminente doctor de la Iglesia, el P. Francisco Suárez, referente al origen popular del poder. La Casa de Borbón y su institución no podían tolerar esta doctrina, según la cual la autoridad es concedida por Dios al pueblo, siendo éste quien la cede condicionalmente a un monarca.

Un poco de historia o mucha. De acuerdo a esta doctrina del  P. Suárez, los Hombres de Mayo, fundamentaron las luchas a favor de las luchas a favor de la emancipación nacional.

La expulsión de la Compañía de Jesús de todos los territorios dependientes de la Corona Española la ordenó Carlos III. Fue uno de los hechos más  penosos de su historia por las consecuencias que arrastró la medida, tanto en el orden espiritual, cultural y socio-político en nuestras latitudes. Habían llegado a nuestras costas en 1610.

Desde 1610 hasta 1767 los jesuitas habían integrado el núcleo de nuestra historia en cada área donde la representaban. La expulsión de La Compañía de Jesús se preparó en el más absoluto secreto, para evitar la indignación popular y las probables sublevaciones indígenas al conocerse la nefasta resolución. Los jesuitas habían integrado a los pueblos originarios y les ofrecían un camino donde la esclavitud no tenía cabida. Parte importante de las obras en ejecución que éstos llevaban a cabo quedaron inconclusas o abandonadas, al carecer de personal idóneo para proseguir las mismas.

La respuesta de comerciantes y afines fue cerrar sus puertas por una semana, tal el afecto y reconocimiento a estos hombres. Los discípulos continuaron con algunas de sus obras, como en Chuquisaca y el Colegio San Ignacio de Buenos Aires, y la Universidad de Córdoba. Su regreso sería en el año 1857, bajo la presidencia del General Justo José de Urquiza, que solicitó del Papa  que fueran algunos jesuitas a Santa Fe y Córdoba a continuar su labor educativa abruptamente interrumpida en 1767

Por más de veinte años, colaboró con los jesuitas en la expansión de los llamados Ejercicios Espirituales que pregonaba San Ignacio de Loyola, un método de contemplación de orden práctico que impartía La Compañía de Jesús.

 

Vayamos adentrándonos en tu historia que es nuestra.

El próximo domingo 11 de febrero, nuestra Mama Antula será canonizada por el Papa Francisco. Será conocida… reconocida, quizá en nuestro país ha sido ignorada por omisión. Pensamos.

Ella, la que andaba en los ranchos, se postraba ante Dios y la Virgen, comía de la mazamorra de los indios, llevaba patay como alimento en sus travesías. Su voz, tenemos que imaginarla, fuerte como un torrente, dulce como miel con los niños, las mujeres del pueblo, ella, que preparaba a todos desde el amor, el servicio y la inteligencia, preparaba al pueblo en cada circunstancia.

Hizo de un método Los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, una manera de acercarse a lo sublime y santo. Sin diferencias, encumbrados, señoras y señores, con gente sencilla, unidos bajo la misma consigna. Nadie más que nadie.

Por eso los festejos, los conciertos, las vigilias, las adoraciones eucarísticas.

Porque no los bailes en las calles de su Santiago Querido.

De Fiesta la  Santa Casa de Ejercicios Espirituales por ella creada.

De recogimiento la Iglesia de La Piedad, donde descansan sus restos.

Esta es la instancia histórica: El Vaticano, donde será canonizada, todo Santiago del Estero, y aquí en CABA la Casa de Ejercicios Espirituales, la Iglesia de La Piedad.

 

A Roma asistirá el protagonista de su último milagro y su familia. Nos referimos a Claudio Perusini, con 66 años, es Oriundo de Santa Fe. Hoy ejerce en Santa Cruz. Director de un colegio. Profesor de Filosofía.

El Milagro reconocido es: Tras sufrir un accidente de graves consecuencias, Claudio estuvo 28 días en estado vegetativo. Tras sufrir un ACV.

Claudio volviendo del baño, tuvo un ACV. No recuerda más. En el hospital zonal, Cullen, donde fue derivado, las respuestas eran negativas, le daban 48 hs. de vida.  Para restar luego, 24 horas.

Llegó al hospital un sacerdote amigo de la familia, Ernesto Giovando. Restaba esperar…y él rezó por su amigo. Le dejó una estampita de Mama Antula en el monitor donde estaba conectado. Le dijo a María Laura (esposa de Claudio) que le rezara, que era una beata de Santiago del Estero. Que ella seguramente concedería un milagro.

La madre de Claudio en su desolación no atendía el teléfono. Era el Papa Francisco. Al unísono pedían por Claudio.

 

Francisco en 2016 la había beatificado.

De quedar «dormida» la causa de su beatificación, por más de un siglo, comienzan a recibirse testimonios de su «respuesta» a las oraciones y súplicas. Dios, Padre Bueno, atiende a Mama Antula, que clama por alguien.

Lo de Claudio no fue un simple ACV. Invitamos a leer las fallas multiorgánicas que se fueron sumando a su ya delicado estado.

Mira también

POR SIEMPRE SARA FACIO, ICONO DE NUESTRA CULTURA ARGENTINA

Sara Facio LA GRAN FOTÓGRAFA ARGENTINA El faro para conocer a nuestros escritores, nuestros momentos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *