Inicio / Actividades Culturales en la Ciudad / MUESTRA EN EL OBRADOR, DE BENITO QUINQUELA MARTIN.

MUESTRA EN EL OBRADOR, DE BENITO QUINQUELA MARTIN.

La muestra permanecerá abierta desde el 23 de febrero de 2024 hasta el 16 de mayo. Es en El Obrador,  la galería de Bartolomé Mitre 1670, CABA. La misma dispone de un amplio horario: de 11 a 19 horas. De lunes a viernes.

Es CON ENTRADA GRATUITA.

 Con un sugerente nombre: «Filantropía. Benito Quinquela Martín como transformador social».  Una excelente propuesta para conocer, y reconocer a un hombre fiel a su entraña y pasión: el arte y el bien común, su vida misma fue un continúo gesto de filantropía de su lugar en el mundo: el barrio de La Boca, de quien es su afán y donde entregó todo lo que de mejor tenía para hacer de él un barrio próspero, apto para vivir sin que nada lo diferenciara de otros barrios céntricos. Y lo logró. A ello dedicó su vida.
En esta propuesta curatorial entramos de lleno a la dimensión social, vasta como su obra del artista, que hoy está presente en cada rincón del icónico barrio. 
Con los ojos que lo veamos, Benito Quinquela Martín es en sí LA BOCA, y la representa como uno de sus hijos pródigos sin olvidarnos de los pintores de La Boca de quienes podemos nombrar algunos, Fortunato Lacámera, el Grupo Espartaco, Carlos Victorica, Eugenio Daneri, Alfredo Gutero, Miguel Diomede, entre otros.
En este caso, vamos a entrar de lleno con la mirada puesta en otra dimensión del genial Quinquela, sus estibadores, sus barcazas, el mundo del puerto, su particular mundo  y sus protagonistas: la proyección social que lo desvelaba, y era hacer, fundar, crear instituciones para el barrio, quitarle sus carencias.
Como artista de fama internacional viajó a Europa como niño mimado de la época, pero él regresaba, para hacer realidad sus sueños. Escuelas y espaciosos terrenos para hacer dispensarios, talleres, sin olvidarnos del Hospital Odontológico Infantil que creó y financió con sus peculiares, y la mejor tecnología, los mejores profesionales atendían a los niños de la zona completamente gratis. Hoy el hospital sigue atendiendo a los pequeños pacientes. Gratuitamente. 
Las escuelas que fundó siguen funcionando.
Y es desde este documental tan importante en su esencia, que es rescatada su faceta de transformador social, impulsor de cambios, transformador social y cotidiano de un barrio que vio transformado su destino, porqué no, por un pigmalión, que hizo de su vida y su barrio una revolución social, que contagia a otros, a miles, a transformar la pobreza y el estigma que muchas veces acompañaba los barrios del sur, humildes, pobres, del sur de nuestra ciudad. 
El imaginario de Quinquela no tenía techos, solo las estrellas que de noche lo extasiaban, y sus sueños de convertir su aldea en la mejor, a eso había venido al mundo este niño que, a los siete años q fue adoptado por una pareja de italianos, luego de salir de la Casa de Niños expósitos , la Casa Cuna actual, donde vivió su primera infancia.
Hoy La Boca, tan lejanos aquellos años, no habla de aquellos fines del siglo XIX, la inmigración ni los comienzos del siglo XX. Nos muestran un barrio colorido, radiante, «Caminito», sus veredas adoquinadas y ferias artesanales, las voces del mundo se entremezclan en sus calles y artistas de mil rubros que hacen del lugar una feria inolvidable de arte y mundanidad. Y qué bueno es encontrar a estos curadores, que con ojo crítico, lo ponen en su calidad de transformador social a Don Benito Quinquela Martín, Del casillero o nicho de «pintor», a benefactor, «transformador» de realidades.
Utopía es posible y vaya si lo es. Que lo diga Benito Quinquela Martín y todos aquellos que lo acompañaron en la singular obra de transformar un barrio. Y su gente. Con cultura y trabajo. Con Arte.
Los pensamientos de un grande: En las blancas paredes de una sala: «Los hombres no valen por lo que tienen, ni siquiera por lo que son, valen por lo que dan».
«No puedo envejecer porque debo realizar muchas cosas importantes».
Transformador social de su barrio. Esta figura cumple, se manifiesta en el material de archivo  que guía el recorrido con su obra y suma los materiales con que trabajó sus obras múltiples: grabados, gráficos, óleos, cerámicas, carbonillas y dibujos, lo explica Gabriela Vicente Irrazábal.
Breve biografía de Benito Quinquela Martín.
Sus padres adoptivos, los Chinchella, tenían una carbonería , donde creció el niño genio. Escuela primaria con poco cursado y su afán por el dibujo, la carbonilla estaba a su disposición. Conoció de muy joven el trabajo de estibador y su exigencia. Como lo hacía su padre.
El trabajo en el puerto, se conjugaba con los hombres que de distintos puertos llegaban a La Boca, griegos, turcos, noruegos, japoneses. Parte de su paisaje cotidiano. La Isla Maciel, el río y la ciudad, los barcos, eran su rutina. Se decide a pintar con espátula todo ese mundo que lo marca. Y siempre están los barcos, los estibadores, los hombres, los mil trabajos.
«Mañana impresionista», «Elevadores a pleno sol», «Presidente Fragata Sarmiento» y «Buque en reparación», lo posicionan en el mundo de la pintura de su época.
Si bien no todas son rosas, al comienzo, su obra y estilo fueron ganando prestigio dentro y más fuera del país. Es uno de los fundadores del legendario»Café Tortoni», donde los artistas de pocos recursos podían exhibir sus obras, fiel a su legado de propiciar la cultura y el arte en el pueblo.
En 1933 adquirió terrenos en pleno corazón de La Boca para que se hicieran establecimientos dedicados al arte y la salud pública. Fuerza es decir que él mismo costeaba esas construcciones, que eran su desvelo.
Así se levantó la Escuela Museo Pedro de Mendoza, hoy es el Museo de Bellas Artes de La Boca, donde el mismo Quinquela dejó sus murales a la posteridad.
Buenos Aires vivió su época de oro en las artes plásticas, corriendo los años 1920, junto a él no menos exquisitos pintores de diversos estilos, como lo fueron sus amigos Xul Solar, Emilio Petorutti, Lino Eneas Spilimbergo y Antonio Berni, a todos ellos los unía un hilo de plata: el bien común. Ellos también son los fundadores de la «Orden del Tornillo».
Don Benito Quinquela Martín nació en Buenos Aires el 1º de marzo de 1890.
Falleció el 28 de enero de 1977. El fundador de La Boca, podemos negarlo?.
Gracias porque hoy, más que nunca su legado está vigente, este agente de transformación humana y ética como hoy le llamamos.
Visitar la muestra que en forma generosa brinda El Obrador, hasta el mes de marzo es un encuentro con lo mejor de nuestra cultura, conocer al hombre fundamental que todo lo logró para dejarle a su pueblo un lugar más humano, accesible, en medio de cualquier mediocridad que quiera sustraernos de nuestros sueños. Él los hizo realidad. Podemos verlos.

Mira también

REUNIÓN DE COMISIÓN «SEGURIDAD Y DERECHOS HUMANOS» MIÉRCOLES 17 ABRIL 19.30 HS VIRTUAL.

CONSEJO CONSULTIVO COMUNAL 15 REUNIÓN DE COMISIÓN «SEGURIDAD Y DERECHOS HUMANOS» – MIÉRCOLES 17 ABRIL …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *