Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / 14 de abril Aniversario del Cementerio de Chacarita

14 de abril Aniversario del Cementerio de Chacarita

El Cementerio de la Chacarita cumple 152 años desde su fundación. Surgió en 1871 como respuesta a la epidemia de fiebre amarilla que afectó a Buenos Aires, siendo construido rápidamente. Incluso llegó a tener un tren dedicado exclusivamente para transportar los cuerpos de los fallecidos. A lo largo del tiempo, este cementerio se transformó en un lugar con un valioso legado cultural, destacándose por su arquitectura.

El Cementerio es un lugar emblemático para la cultura y la historia de la ciudad, ya que es el más grande de Buenos Aires, abarcando 97 hectáreas rodeadas por imponentes murallas que separan la vida de la muerte. Aquí descansan importantes personalidades que construyeron la sociedad argentina y forjaron su identidad.

El cementerio fue fundado en 1871 en un tiempo récord debido a la epidemia de fiebre amarilla que afectó a la ciudad, ya que los cementerios existentes no podían dar abasto. La creación del cementerio estuvo regulada por una ley que estableció las normas y criterios a seguir para el uso de los cementerios. La ley estableció las condiciones higiénicas necesarias para los entierros, tales como la localización extramuros y la inhumación de acuerdo a los criterios del momento. También se estableció la necesidad de un cordón verde de árboles altos para contener los olores de la descomposición de los cuerpos. Estas normas fueron difundidas y aceptadas en todo el país como una concepción indiscutible, aunque en el siglo XX perdieron vigencia debido a las nuevas teorías médicas.                                                                                                                        Con el tiempo, los cementerios públicos que se desarrollaron en las periferias urbanas terminaron formando parte de la trama de las ciudades, pero el Cementerio de la Chacarita sigue siendo un lugar emblemático que refleja la historia y la identidad de Buenos Aires.

En aquel tiempo, los terrenos que ahora ocupa el Cementerio de la Chacarita fueron expropiados a la orden Jesuita por orden del virrey Vértiz, con el propósito de fundar el Real Colegio Convictorio de Buenos Aires, una institución educativa con un enfoque innovador para la época. Actualmente, esta institución se conoce como el colegio Nacional Buenos Aires. En aquellos terrenos, la orden Jesuita tenía una chacra donde se cultivaban verduras, legumbres y se criaban animales para su sustento. Por esta razón, el lugar era conocido como «la chacrita» o «chacarita de los colegiales», ya que el término «chacarita» se deriva del diminutivo de «chácara» o «chacra», una palabra quechua que significa «granja» o «quinta». Por su parte, la denominación «Colegiales» hacía referencia a los estudiantes del futuro Colegio Nacional de Buenos Aires, quienes desde la mitad del siglo XVIII hasta 1870 solían pasar sus vacaciones de verano en un terreno de 2700 hectáreas en esa zona.

El alto número de fallecimientos durante la epidemia llevó a la creación del Tranvía Fúnebre, el cual servía para transportar los ataúdes al cementerio. Además, la «Estación Fúnebre» se estableció en la intersección de las calles Bermejo y Avenida Corrientes, para recibir los cuerpos. A pesar de la gran cantidad de personas sepultadas en el cementerio, las condiciones higiénicas eran muy pobres, lo que resultaba en un mal olor y salubridad precaria. Los vecinos del área se quejaban de estos problemas, y en 1875 el cementerio fue clausurado. A pesar de esto, todavía se utilizó hasta el 9 de diciembre de 1886, cuando fue cerrado de manera definitiva.

En aquel entonces, el cementerio de la Chacarita era considerado el más diverso en cuanto a clases sociales, donde cada nivel social determinaba el tipo de entierro. En una sociedad donde los valores jerárquicos eran fuertes, los mausoleos y las tumbas tenían una gran variedad de formas arquitectónicas y estilos, coexistiendo todas las clases sociales. Estos se multiplicaron, quizás como una forma de alcanzar la inmortalidad.

En cuanto a la fachada del cementerio, esta se basó en la influencia griega, siendo la entrada de orden dórico, lo que logró la armonía y belleza clásica utilizada en la Grecia continental desde el siglo VII a.C. En ella, se pueden apreciar abundantes columnas robustas, fuste con surcos pronunciados y terminación puntiaguda, capiteles sobrios sin decoración y sin basamento en el extremo inferior. En la parte superior del frontis del cementerio, se puede ver un entablamento con elementos decorativos de triglifos y metopas. Además, se encuentra un relieve que representa a Dios acompañado por cuatro ángeles, quienes bajan al mundo de los vivos para brindar su misericordia y buscar a los muertos. Se puede apreciar la fuerte influencia de la estética helenística en el relieve, y en la cúspide se encuentra una escultura del Arcángel Gabriel, que sostiene su trompeta y señala hacia el cielo donde se ubican los aposentos de Dios. La figura del Arcángel también exhibe un estilo helenístico, evidente en el movimiento del ropaje y la expresividad de su rostro.

La arquitectura del cementerio de la Chacarita es una muestra de la riqueza arquitectónica de Buenos Aires. El cementerio cuenta con una gran variedad de estilos arquitectónicos que van desde el neoclásico hasta el art nouveau y el modernismo.  Entre las construcciones más destacadas se encuentran los imponentes mausoleos y monumentos funerarios, muchos de los cuales fueron diseñados por reconocidos arquitectos y escultores argentinos. Además, el cementerio cuenta con amplias avenidas, plazas y jardines que permiten la circulación y la contemplación de las tumbas y monumentos funerarios.

En definitiva, el diseño arquitectónico del cementerio es una muestra de la diversidad y riqueza cultural de Buenos Aires, así como de la importancia que se le otorga a la memoria y al homenaje a los difuntos. Este ícono de la Ciudad, representa un impresionante acervo cultural, histórico y arquitectónico que, desde sus orígenes ha sido el lugar de descanso final de miles de argentinos ilustres y anónimos.

Mira también

Aniversario 135º del barrio de Mataderos

Por María Britos. 14 de abril de 1889 bajo la Ordenanza Nº 45.966 de 1993, se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *